Language and login selector start
Idioma
Deutsch
English
Español
Français
Italiano
Language and login selector end

La colección Flick - Cuando el arte entra en el plano ético-político

El 22 de septiembre se inaugura en el museo Hamburger Bahnhof en la ciudad de Berlín la exposición del coleccionista Friedrich Christian Flick. El millonario empresario es nieto del industrial Friedrich Flick, quien hiciera su fortuna con la carrera armamentista nazi usando trabajadores forzados judíos. Grandes discusiones y debates se han desatado tanto en la comunidad judía, la prensa, los partidos políticos, como dentro del entorno familiar del coleccionista. La mayor parte argumenta que se trata de "lavado de sangre" y que el coleccionista quiere con esta exposición liberarse del pago de impuestos. Incluso la hermana del coleccionista, Dagmar Ottmann, piensa que la colección no debería presentarse sin antes hacer un recuento del pasado de su familia y, en una carta al periódico ‚Die Zeit', señala que se encuentra fuera de este proyecto.



Nam June Paik - Robot K 456 (1964)
© Nam June Paik
Foto: S. Rötheli, Zürich

El curador de la exposición, Eugen Blume, tiene claro que lo que a él le interesa es que el arte sea público. La colección debe mostrarse y no debe estar guardada en un almacén. Considera que la exposición va más allá de todo escándalo, apuesta por el arte y se centra sobre todo en el plano estético. El público recibirá a la entrada del museo la entrevista que sostuvo el Sr. Blume con el Sr. Flick, además de información complementaria sobre el pasado de la familia Flick. Durante el período que dure la muestra y el tiempo que la colección permanezca en el museo, se seguirá estudiando la historia de la familia.
Para la presentación de la colección se han ampliado las áreas expositivas con las Rieck Hallen, con un espacio expositivo de 13000 m², espacio que será utilizado en el futuro para exposiciones no permanentes. La colección irá cambiando por etapas durante los siete años que permanecerá en el museo. Por ahora se presenta poco más de un tercio del legado del coleccionista. Son aproximadamente 400 piezas que van desde pintura, instalación, vídeo, fotografía y escultura. Se trata principalmente de artistas de las últimas décadas del S.XX y algunos trabajos más bien considerados modernos, como los de Francis Picabia, Alberto Giacometti y Marcel Duchamp. La colección, nunca antes vista, cuenta con trabajos de 150 artistas, para esta exposición han escogido 39. La exposición está dividida en varios temas que van desde "espacio y arquitectura", "cuerpo y sexualidad" hasta el tema mismo del museo. Destacan, sobre todo, los trabajos del artista norteamericano Bruce Nauman. En pintura tenemos a los alemanes Sigmar Polke, Gerhard Richter, Georg Baselitz, Blinky Palermo, Neo Rauch y Daniel Richter, además del belga Luc Tuymans. Paul McCarthy, Nam June Paik, Eija-Liisa Ahtila, On Kawara, Sol LeWitt, Dan Graham, Marcel Broodthaers, entre otros, forman también parte de la exposición. Los artistas Stih y Schnoch, quienes realizan acciones artísticas en espacios públicos, han pegado cerca del museo algunos carteles que critican la exposición con inscripciones como "Entrada gratuita para ex trabajadores/as forzados/as".



Bruce Nauman - Double Poke in the Eye II (1985)
© VG Bild Kunst, Bonn 2004
Foto: A. Burger, Zürich

Además, habrán sesiones de charlas sobre el tema coleccionistas de arte y el museo Prenzlauer Berg presenta dentro de la exposición titulada trabajos forzados en Alemania 1938-1945 el ejemplo de la familia Flick. Lo que está sucediendo en Berlín, tanto con la colección Flick como con la exposición sobre el grupo terrorista alemán RAF en la galería KW-Berlin, que será presentada los primeros meses del 2005, muestra que el arte puede entrar en el área del juicio ético y de los valores públicos. Ambas exposiciones han sido duramente criticadas. Sin embargo, los curadores quieren presentar el arte más allá de toda valoración ético-política y piensan sobre todo en un público amplio.
La colección Flick representa una confrontación de Alemania con su pasado histórico y con la historia actual, siguiendo la frase que dijera la senadora de cultura de Alemania, Christina Weiss, en una entrevista. El arte, en este caso, es el moderador. Más allá de toda discusión queda el arte como expresión creadora, libre y generadora de diálogos.

Texto: Katerina Valdivia Bruch

hamburgerbahnhof.de
  • ArtFacts.Net: la experiencia al servicio del arte

    Desde sus comienzos en 2001, ArtFacts.Net™ ha desarrollado una exhaustiva base de datos de artistas a través de sus colaboraciones con galerías, museos, ferias y asociaciones de marchantes de arte nacionales e internacionales