Language and login selector start
Idioma
Deutsch
English
Español
Français
Italiano
Language and login selector end

EIKON : Las personas nos cuentan historias de vida...


Sinizkij M.P. Bronnizi, Serie Bezhin Lug, C-Print, 100x80cm (c) A. Khoroshilova

Frente a los espectadores con la cabeza bien alta, y mirando atrás hacia un glorioso pasado: tal es la pose de un hombre viejo que orgulloso muestra sus medallas militares en su casa del pueblo.
La armonía de dos generaciones en la mesa familiar: una anciana fiel a sus tradiciones y una joven con estilo más occidental. Ambas nos sonríen, y así nos demuestran su satisfacción.
La labranza ociosa bajo un cielo salpicado de nubes evoca la vida del campesino libre de toda preocupación.




Barsuki, aus der Serie “Bezhin Lug”
2004, C-Print, 100 x 114 cm © Anastasia Khoroshilova © Anastasia Khoroshilova

Dado que la vida cotidiana y la religión se encuentran al mismo nivel, unas cuantas muñecas y una plancha, en vez de estatuillas de santos y velas, se encuentran a los pies de Nuestra Señora. La atención de los espectadores es captada por la banalidad de las hojas de un calendario.

Todas estas imágenes forman parte de la última serie de fotografías de Anastasia Khoroshilova sobre la sociedad rural rusa, titulada Bezhin Lug. En algunas de estas fotografías el paisaje y los edificios alcanzan el protagonismo por sí mismos, de tal forma, que la presencia de personas queda deliberadamente eclipsada. Si permanecen allí, es únicamente debido a su intervención en el entorno.

La joven fotógrafa Anastasia Khoroshilova creció en el seno de la burguesía moscovita. En 1993, cuando tenía 15 años, abandonó su Rusia natal y se trasladó a Alemania. Para Bezhin Lug, una serie de 70 fotografías, ha retornado a su país. Durante cuatro meses la alumna de Jörg Sasse ha viajado por cuatro regiones y visitado más de una docena de pueblos. Ha puesto especial atención en sus habitantes, representantes de la población rusa, los cuales han sido testigos presenciales durante décadas de un complejo cambio social, económico y político. Pero a Khoroshilova lo que más le interesa son las historias que estas personas tienen para contar. Su objetivo es captar el estado de ánimo de la persona retratada, su alma, la famosa "alma rusa", que se presenta con el nombre genérico de Bezhin Lug.

Su trabajo no es labor de campo en la investigación sobre la sociedad rural rusa, así como tampoco se trata de un reportaje sobre la decadencia de la comunidad de campesinos. Se podría decir que la artista ha emprendido una búsqueda del "alma rusa". En este sentido resulta comparable a Turgenjew, uno de los primeros escritores que defendió la evolución de los campesinos hacia la libertad y la abolición de la servidumbre. En su relato Bezhin Lug¹, que inspiró el título de esta serie fotográfica, Turgenjew descubre y nos revela los aspectos románticos de la vida en la Rusia rural. Narra episodios de la vida cotidiana y el misticismo, en interacción con la creencia religiosa cristiana, mientras refleja las condiciones inhumanas que debían soportar sus habitantes. Khoroshilova toma estas descripciones de la mágica belleza del campo ruso como leitmotiv. Elige mostrar la especial relación de los campesinos con la naturaleza que los rodea y la hace accesible a los espectadores a través del marco que ofrece la fotografía².

Horas y horas de intensa charla con los campesinos revelan historias de vida y rumores pueblerinos a la artista. Bebiendo una taza de chai, los habitantes del pueblo cuentan sus memorias sobre la Gran Guerra Patriótica, su vida en el Koljoz y el trabajo en el Sovjoz, grabados profundamente en su conciencia. Anastasia Khoroshilova escucha estas historias con entusiasmo, siempre esperando el momento adecuado para accionar el disparador y captar a las personas con su psique tal como son (sin omitir ni añadir nada).




Lena, Chludnewo, aus der Serie „Bezhin Lug“ 2004, C-Print, 100 x 80 cm © Anastasia Khoroshilova © Anastasia Khoroshilova

La persona sola, como individuo dentro del grupo, se encuentra también en el centro de la primera serie de Khoroshilova, Islanders, creada entre 2002 y 2004. Una serie de fotos sobre el mundo de los internados y orfanatos, sobre el mundo de aquellas personas que, como la misma artista, cambiaron su hogar por otras formas de vida comunitaria³. Un adolescente posa en su minúscula e individualizada habitación en un internado de élite. Ambiciosos estudiantes de ballet entrenados para el éxito, cuyo lenguaje corporal y mímica evidencian madurez, miran con orgullo al espectador. Por el contrario, el temor y la timidez en la expresión de un huérfano que encuentra refugio en su nuevo domicilio. Islanders refleja una vez más el empeño de la artista en reflejar el estado de ánimo de una persona. Lo que tienen en común todos estos seres es el desarraigo. Por una parte, deben enfrentarse a una nueva situación y, por otra, adaptarse a ella. Lo más importante es el vínculo entre las figuras representadas y su entorno, los objetos a su alrededor, ya que éstos desempeñan un papel crucial en el proceso seguido para personalizar las unidades de vivienda estandarizadas.

Tales modelos particulares de relaciones constituyen la base de estos retratos psicológicos y sociológicos. Se caracterizan por el respeto, la tolerancia y la discreción, lo que los convierte en testigos silenciosos de historias y de la historia. El testimonio que proporcionan inspira e impresiona por su estética y contenido, gracias fundamentalmente a la sensibilidad especial de la artista para jugar con el color y la composición.


Autor: Marion Geier
Traducción: Patricia Blasco


¹ En inglés el relato recibe el título de Bezhin Meadow. Forma parte del volumen A Sportsman's Notebook (traducido por Charles y Natasha Hepburn, Nueva York 1992).

² Además del relato de Turgenjew de 1848, asimismo han impulsado la elaboración del tema la película homónima de Sergej Eisensteins (inconclusa, 1935-37) y la novela de Vladimir Sorokin (existe una edición en alemán, Roman, traducida por Thomas Wiedling, Zurich 1995). Estos dos trabajos también muestran la vida de la población rusa en los periodos de transición.

³ Khoroshilova estuvo en un internado en Holzminden entre 1993 y 1999. Los residentes se autodenominaban con humor "islanders" (isleños), apodo que posteriormente daría título a esta serie.


Contribution of the Austrian art magazine Eikon



www.eikon.or.at

  • ArtFacts.Net: la experiencia al servicio del arte

    Desde sus comienzos en 2001, ArtFacts.Net™ ha desarrollado una exhaustiva base de datos de artistas a través de sus colaboraciones con galerías, museos, ferias y asociaciones de marchantes de arte nacionales e internacionales