Language and login selector start
Idioma
Deutsch
English
Español
Français
Italiano
Language and login selector end

Red Home. Inauguración de las Oficinas de Canarias Cultura en Red


'Red Home', courtesy by Francis Naranjo

A veces los políticos te sorprenden, no tanto por las iniciativas administrativas que inician como por la decisión para encargar una intervención pública a un artista arriesgado.

Estamos acostumbrados a los encargos en que el poder espera la difusión de sus ideas a toda costa, la exaltación, en definitiva, de los valores que los políticos de turno han decidido como válidos para todo el conjunto de la ciudadanía. En España, desde que vivimos en democracia, este tipo de actitudes son mal vistas así que los políticos se inclinan, a la hora de contar con arte público contemporáneo, por lo efímero o lo arcaico ya que asumen de nuestra parte la falta de paciencia para aguantar una estatuaria que dé nuevos ejemplos desde la plaza de todos.

Parece que los políticos lo empiezan a entender y, fruto de este nuevo espíritu de ajuste a los tiempos que corren, desde el Gobierno Canario vuelven a llamar nuestra atención para que notemos que Canarias siempre ha ido por delante en las cosas del arte español pero, como habitan una hora antes que el resto de la península, no nos enteramos. No hay más que repasar la historia de la cultura contemporánea, tanto popular como alta, para notarlo.
Y de nuevo ha vuelto a ocurrir al realizar el gobierno regional este extraño encargo para que el artista grancanario Francis Naranjo intervenga unas oficinas que ahora se ponen en marcha con gran expectativa entre el mundo artístico como sede de unos nuevos servicios artísticos para la difusión del arte canario. Y el artista Francis Naranjo ha sabido resistir el envite del encargo para salir ileso.


"Red Home"
courtesy by Francis Naranjo


Como se sabe el arte contemporáneo, hijo putativo de la patología de la originalidad, se lleva muy mal con el hacer para otro que no sea el interés puro del mismo artista, si bien esto se discute desde formas como el arte colaborativo o los presupuestos de la estética relacional, alguno de los cuales se puede vislumbrar en esta intervención que espera hospedar futuras intervenciones de otros autores.

La obra de Francis Naranjo, que sigo casi desde sus inicios, al menos desde sus primeras incursiones peninsulares, ha derivado en los últimos años hacia una profunda preocupación por la sociedad que estamos sufriendo a raíz del implante generalizado de los sistemas de videovigilancia, una preocupación que, en el conjunto de su obra, casi coincide con el comienzo de su interés por la videocreación para alguien que hasta ese momento se movía entre la escultura y la fotografía con entera comodidad. Pero poco a poco su obra quedaba pequeña y tal vez callada ante el entorno hostil que iba descubriendo; digamos que comprendió que ahondando en su propia obra sólo conseguiría alejarse de la ciudadanía, algo que le disgustaba al ver al ciudadano cada vez más constreñido por un entorno tecnológico que puede con todo. Así, y como digo casi al unísono, desarrolla su interés por la videocreación y la denuncia del entorno hostil de manera que podemos considerar que en su obra la videocreación es vigilancia y, en gran medida, videovigilancia.
En su obra utiliza con frecuencia la metáfora del terminal de vigilancia que te lleva de afuera adentro siempre con el mismo tempo: primero ves lo de fuera que no eres tú pero donde tú estabas hace poco (es decir, sigo tus pasos porque sé de dónde vienes), después te ves a ti dentro del mecanismo como parte de él (en un plano medio y con visión diagonal para que te aprecies como un elemento del conjunto, como un eslabón más de la cadena de sucesos), para terminar por verte en un primerísimo primer plano (que te desdibuja a la vez que te descubre sin que te quepa la menor duda de que estás ahí). Esta secuencia ontológica que va del entorno a ti se da en muchas de sus obras de la última época y lo hace tanto en fotografía como en sus instalaciones de ambientes videográficos a los que dota de un especial sentido de la inquietud acentuada por un rojo alarma muy característico en su obra, creo que este color le acompaña desde los inicios.

En la intervención permanente realizada para el gobierno canario en la fachada y el recibidor de las nuevas Oficinas de Canarias Cultura en Red sigue las pautas señaladas, vemos el rojo, su luz y su color, la monitorización hasta el extremo terminal de tu rostro formando parte del recibidor de las oficinas, los textos de advertencia (en visores de texto con letras en rojo) dispuestos sobre la fachada, el intento de inmersión desde el recibidor en un entorno de deprivación sensorial para que el visitante se ambiente con rapidez en lo que le espera, y como aquí lo que le espera es la difusión de la cultura canaria lo rodea de unas paredes empapeladas con fotos planimétricas de las siete ciudades capitales de las distintas islas canarias. Sin olvidar su gusto por la desorientación que consigue vistiendo con césped artificial el suelo y las escaleras del recibidor, un piso inestable que elimina la seguridad de tus pisadas y te obliga a cambiar el paso y entrar al nuevo servicio público con cierta cautela.
En fin, una intervención de Francis Naranjo que no es una obra más en su trayectoria sino que supone el éxito de salvar el encargo, satisfaciendo al contratante, para continuar profundizando en el análisis de sus últimas preocupaciones.
  • ArtFacts.Net: la experiencia al servicio del arte

    Desde sus comienzos en 2001, ArtFacts.Net™ ha desarrollado una exhaustiva base de datos de artistas a través de sus colaboraciones con galerías, museos, ferias y asociaciones de marchantes de arte nacionales e internacionales