Language and login selector start
Idioma
Deutsch
English
Español
Français
Italiano
Language and login selector end

EIKON: Blanca Casas Brullet - Tu papel (no) es de actuar un papel


Julie 2004, Colour photography 40 x 40 cm © Blanca Casas Brullet

El cuerpo de los seres humanos en su “uso diario” esta inseparablemente conectado con su atuendo, en el sentido, de que los vestidos seleccionados por su portador – individualmente y en colectivo (para uno mismo y para el resto)- hablan sobre él y reflejan su carácter. Blanca Casas Brullet “desenmascara” este cuerpo, lo “revela”, destapándolo capa a capa.

La artista española afincada en Paris fricciona hasta llegar a menudo a lo inadvertido, incluso quizás solo con un fugaz vistazo. Empieza fotografiando piezas de ropa encontradas y olvidadas en la calle, descubriendo en ellas su potencial narrativo. Su video “Prendas” describe la historia de una joven, la cual intenta liberarse de sus ropas con movimientos danzantes y poéticos. Una bufanda intenta estrangularla hasta que al final queda enganchada en una tubería. La joven se deshace de una falda, la cual se va retorciendo a su alrededor como una serpiente a punto de mudarse. Finalmente, la falda queda atrás, tirada en la calle como un cuerpo inanimado. Lo que hace que su trabajo evolucione alrededor de la idea “muda” es la búsqueda de Casas Brullet de la posibilidad de mostrar el cuerpo no como una identidad cerrada, opaca e incambiable, y de documentar su conexión tan próxima con el entorno.



Prendas 2001, Video (stereo, PAL), 10'30'', con Arantxa Martinez © Blanca Casas Brullet

La naturaleza ambigua de los títulos que escoge para sus trabajos refleja una especial relación con el lenguaje. “Prenda” significa tanto pieza de ropa como compromiso. Algo que das en compromiso hacia la posesión de un nuevo periodo en la vida, que será algún día redimido por alguien. La artista hace de esta poética –escondida en el intersticio de la comunicación verbal- un importante portador de sus mensajes.

Así volvió a hacerlo al escoger el titulo “Parasitosis” para una de sus últimas series de video. Casas Brullet devuelve al parásito, o por así llamarlo aprovechado, por no mucho tiempo su honor perdido describiéndolo como invitado no deseado. De acuerdo con la tradición griega, ella lo ve como un compañero de mesa, el cual a pesar de vivir a expensas de su huésped-anfitrión, alcanza al final, un estado de aburrimiento con su propio humor descarado y locuaz. Como en una antigua comedia, el parasito aparece como protagonista de los videos de Blanca Casas Brullet. La muda de piel como se muestra en “Prendas” fue solo la primera etapa de una mutación total del cuerpo, tanto de la adaptación de uno a sí mismo como a su entorno tanto urbano como social. Esto encuentra su continuidad en “Parasitosis”.

En esta serie de videos la artista despliega imágenes de asociaciones sutiles y encuentros inesperados que confrontan cuerpos con la lógica de la heterogeneidad. Estas imágenes representan lugares y situaciones de apariencia banal, un yendo y viniendo en medio de dos peatones que de repente se encuentran. Siguiendo una coreografía absurda, dos personajes colocan sus cuerpos uno junto al otro, como si fuera una acción cotidiana. Después de tal unión continúan sus caminos, uno como huésped y el otro como parásito. Uno de los escenarios es una acera donde dos hombres caminan uno hacia el otro. Una vez han alcanzado el mismo lugar, uno de ellos agarra al otro de repente, y lo lleva como si fuera una señal de tráfico. En otra ocasión, una joven esta sentada en un banco con la mirada perdida en la distancia. Un hombre de más o menos su edad se sienta en el otro extremo del banco. De repente, inesperadamente, él se tira al cuello de la joven. Ella se levanta y lo lleva como si de un haz se tratara. En otra ocasión, un hombre salta como una garrapata sobre alguien cruzando su camino sentándose encima de él. El “afligido” sigue su camino como si nada extraordinario hubiera ocurrido.



Parasitosis 2004, Video (stereo, PAL), 16' © Blanca Casas Brullet

Queda abierto en cada uno de estos encuentros, quien es el huésped y quien el parasito, y de tal modo que es lo que une a ambos cuerpos, y si su naturaleza es social, funcional o emocional. También queda dudoso si estos acoplamientos son vínculos duraderos o enredos vanos. De cualquier modo, un aspecto es seguro: es inútil resistir. Blanca Casas Brullet pone en escena los encuentros de los personajes como eventos inespectaculares, los pasantes parecen ignorarlos, incluso parecen no darse cuenta. Los suyos son relatos sobre la cotidianeidad en el dominio de la normalidad. Casas Brullet hace lo invisible visible como un asunto ordinario, de esta manera haciéndonos -quienes han sido desenmascarados en huéspedes y parásitos- reír a carcajadas.

Películas de Jacques Tati, Búster Keaton o Charlie Chaplin son los modelos que ella usa, desde que Casas Brullet fue fascinada por sus coreografías y a menudo impresionantes movimientos acrobáticos. Sus literales ilustraciones de metáforas hacen pensar en estrategias del Dadaísmo o Surrealismo. Pero independientemente de esto -y quizás en mayor medida-, el trabajo de Casas Brullet esta lógicamente arraigado a su propio modo de vida desde que prefiere llevar ropas regaladas por gente con la cual asocia historias de huéspedes y parásitos. Como un cangrejo ermitaño que se desliza en armazones abandonados que le atraen. Ella redime el compromiso y así se convierte en un honorable parasito, otorgando nueva vida a lo que ha sido abandonado o aparentemente muerto.

BLANCA CASAS BRULLET nació el 1973 en Mataró/Barcelona. Vive y trabaja en Paris.
ELISABETH M. GOTTFRIED nació el 1973 en Viena. Vive y trabaja en

www.eikon.or.at

  • ArtFacts.Net: la experiencia al servicio del arte

    Desde sus comienzos en 2001, ArtFacts.Net™ ha desarrollado una exhaustiva base de datos de artistas a través de sus colaboraciones con galerías, museos, ferias y asociaciones de marchantes de arte nacionales e internacionales