Language and login selector start
Idioma
Deutsch
English
Español
Français
Italiano
Language and login selector end

M/The New York Art World - Homenaje a Seymour Boardman


Seymour Boardman - Untitled 1980

Anita Shapolsky Gallery
Por Joel Simpson

Seymour Boardman, que murió el pasado Octubre a la edad de 84 años, es el tema de esta exposición retrospectiva en la galería de su buena amiga y representante artística Anita Shapolsky. Aunque el número de obras en la muestra no es grande, representan los diferentes estilos que el pintor utilizó a lo largo de su vida, siendo los trabajos expuestos algunas de sus pinturas más significativas. La muestra también incluye interesantes trabajos de amigos de Boardman, como Lawrence Calcagno, Perez Celis, John Hultberg, Burt Hasen, Richards Ruben, Robert Ryman y Nassos Daphnis.



Seymour Boardman - Untitled 2002

Boardman fue un expresionista abstracto residente en Nueva York que estudió en Paris entre 1946 y 1948, y durante un tiempo en el estudio de Fernand Leger. Empezó a coger reconocimiento en los años 50 con sus pinturas de moldeados rasgos vistos como a través de un cristal mate, sin ninguna línea tajante, y en colores brillantes, sobretodo tonos rojizos. Recibió varios premios, incluido el premio John Simon Guggenheim en 1973.

Hay que destacar en Boardman sobretodo sus abruptos cambios de estilo. Durante un tiempo pinta con un estilo particular, y de repente se vuelca hacia una trayectoria aparentemente sin relación alguna con la anterior. Por ejemplo, de esos ricos trazos de sus pinturas que celebran abundancia y diversidad de los años 50, saltó, a principios de los 60, a simples pinturas de dos o tres colores dominadas por un dramático arco parabólico, donde los colores se encuentran. Los colores son siempre profundos, a menudo saturados, así como verde oscuro y negro, granate y azul cobalto. Los gestos de estas pinturas transmiten una mera convicción.

Al final de los 60 Boardman dio otra brusca media vuelta y comenzó a producir pinturas negras en telas sin preparar, con líneas dentadas que van de una esquina superior hacia un borde inferior; podrían llamarse caminos hacia laberintos invisibles, o quizás caminos que atraviesan mares de problemas. Fuertemente pesimistas, estas pinturas no parecen tener mucho en común con sus primeros trabajos.

Aunque el artista fue supuestamente apolítico, se deja ver en sus trabajos el espíritu de cada época en esos desplazamientos estilísticos. Debería ser lógico que alguien, criado en la Gran Depresión y recibido en su edad adulta por la Segunda Guerra Mundial, deba sentirse alborozado con las posibilidades para el desarrollo y libertad de expresión durante los años 50, una década, en la cual (sobretodo por su conformismo suburbano) todavía seguía vivo el movimiento Beat, se dio el nacimiento de nuevos movimientos radicales de ruptura en el jazz contemporáneo, y estaba nutrida de una gran variedad de profesionales que mantenían su propio arte abstracto. Principios de los años 60 fue incluso un tiempo más prometedor en este aspecto. Con un joven John Kennedy como presidente y un sólido progreso en el movimiento de los derechos civiles, el estilo de Boardman cambia para llegar a una gran seguridad en sus simples colores y pincelada, para así mostrar incluso un nuevo optimismo.



Seymour Boardman - Totem 1959


Una vez la guerra de Vietnam comenzó a presionar el estado de ánimo nacional, para manifestarlo ligeramente, y una paranoica era Nixon empezó a extenderse, el trabajo de Boardman empieza a mostrar desesperación, en un estrecho y dentado camino a través de ansiedad y temor. En otra parte del mundo del arte, el postmodernismo estará naciendo, burlándose de la duplicidad del discurso público y de la imagen. El expresionista abstracto Boardman, sin embargo, las pinturas del cual han celebrado hasta el momento energía, abundancia, diversidad y convicción, se aleja bruscamente de esta imagen.

Pero como era de esperar, tampoco se queda allí. Siempre impaciente, empieza en los años 70 utilizando rectángulos, estructurados linealmente sobre un fondo de colores contrastados. Nos imaginamos un Rothko que surge a partir de un Mondrian. En los 80 vemos un retorno a los caminos dentados; colores sólidos y brillantes sustituyen el negro, y los caminos quedarán infinitos cortados por los bordes del lienzo.

A ciencia cierta, es totalmente hipotético aceptar el grado en el que el trabajo de un artista refleja un entorno político social dado. La amplitud y sofisticación de la obra de Boardman se presenta aquí, sin embargo, cargada de laberintos ocultos y matices de significado.

Traducción: Danae Diaz

www.thenewyorkartworld.com

  • ArtFacts.Net: la experiencia al servicio del arte

    Desde sus comienzos en 2001, ArtFacts.Net™ ha desarrollado una exhaustiva base de datos de artistas a través de sus colaboraciones con galerías, museos, ferias y asociaciones de marchantes de arte nacionales e internacionales