Language and login selector start
Idioma
Deutsch
English
Español
Français
Italiano
Language and login selector end

M/The New York Art World - Contribución invitada


Jugando un papel fundamental en la transformación de The Armory Show (que pasó de ser una feria de arte alternativa en el 2001, a ser, como hoy, un acontecimiento esencial) el ex director general Timothy Hartley Smith medita ahora sobre la historia de la feria y las repercusiones para su futuro bajo el actual equipo dirección.

Por Timothy Hartley Smith

El origen de Armory Show empezó durante una conversación entre los comerciantes de arte neoyorquinos Pat Hearn, Colin De Land, Matthew Marks y Paul Morris en tiempos de depresión económica. Buscaron colectivamente un estímulo para mejorar las posibilidades de exponer a sus artistas y una ayuda para el arranque del mercado de arte en Nueva York. El resultado fue una feria de arte en un Hotel y la “Gramercy International Contemporary Art Fair“ fue fundada en Mayo del 1994.



Timothy Hartley Smith - Director general de The Armory Show 2001 – 2005

La nueva e inconvencional feria resultó extraordinariamente popular y fue ganando tamaño en los años siguientes, hasta el punto de que el hotel ya no era suficientemente adecuado para cubrir tanto la exposición de las obras de arte como el alojamiento de la creciente cantidad de público. En el año 1999 la feria fue trasladada a el “Armory on Lexington“ y la „26th Street“ y a continuación tomó un nuevo nombre “The Armory Show” (con referencia al la legendaria exposición de 1913, que se encontraba exactamente en el mismo lugar). El principio de Armory Show coincidió con un resurgimiento en popularidad de las ferias de arte como lugar de reunión para coleccionistas, amantes y comerciantes del arte.

En el año 2001 se duplicó el tamaño de Armory Show y se trasladó de nuevo el lugar del acto a “Show Piers” tocando el río Hudson. Desafortunadamente los propietarios de la feria fracasaron al prever como una zona dividida (por ejemplo dos muelles separados) y un doble tamaño de la feria, podía impactar tanto a la dirección como a la producción de una organización que había sido anteriormente casi familiar; la organización estaba ocupada sólo por dos empleados fijos y un minúsculo número de personal auxiliar. La feria fue considerada desastrosa en el punto de vista de la producción; culminando en una petición de firmas de docenas de comerciantes participantes, que exigían absolutamente una nueva organización en a dirección de la feria.

En parte, también como respuesta a ello, fui comprometido al poco tiempo después de la feria del 2001, para apoyar la dirección e iniciar una actualización de la organización. Instauré estrategias y métodos de procedimiento que aumentaran la profesionalidad de la empresa, y así difundir el nombre de la marca y mejorar su posición en la competencia con ferias como Art Basel, Art Basel Miami Beach, Frieze Art Fair y un número de ferias regionales en Europa, Latinoamérica y Asia. Concentré mis esfuerzos en desarrollar fuertes relaciones con las galerías expositoras, instituciones y colecciones privadas. También organicé un programa VIP que resultó un estándar para ferias de arte en todas partes (especialmente en cuanto a las acciones paralelas al acto y en el entorno de la feria, como sobretodo una amplia visita a coleccionistas privados en Nueva York). Desarrollé además el primer programa oficial de patrocinadores para Armory Show, que fue la semilla que dará frutos en el futuro de la organización.

Después de la muerte del fundador Pat Hearn y Colin De Land hubo una clara pérdida en la participación práctica e implicación creativa de los propietarios restantes. Matthew Marks tenía poco o incluso ningún interés en el negocio; cuando habló con la prensa sobre la feria, describió este supuesto como algo “insoportable”, y sus comentarios públicos fueron llevados desde una constante indiferencia en el desarrollo del negocio. Paul Morris no es un colaborador ni innovador. Es cierto que mi título en la organización era “director general” (Managing Director), pero ya hubo entonces y todavía sigue adelante una directora de la feria, Katelijne De Backer, que permanece en gran parte entre bastidores. Es quizás una señal contundente sobre la actual dirección, que el director de la feria no fue visto el pasado diciembre en ningún lugar de Miami, cuando se reunia la totalidad del mundo del arte contemporáneo para la feria Art Basel Miami Beach. Algunos comerciantes me aceptaron por un lado, para discutir el desarrollo de Armory Show, aunque sabian perfectamente que yo ya no estaba implicado. En vistas del aumento de competencia entre Londres y Miami es fundamental que los propietarios restantes en la feria se ocupen de mantenerla y de construir excelentes relaciones teniendo en cuenta todos los intereses del negocio. Hoy en día no es suficiente el confiar sólo en la reputación del emplazamiento. El viejo refrán „if you build it, they will come“ (si lo construyes, vendrán), ya no es suficiente.

La feria ha llevado a cabo en general una magnifica dirección, al haber escogido para la participación a las mejores galerías, en mayor parte gracias a un excelente e independiente comité de selección. Un fuerte liderazgo es crucial cuando se trata de mantener y arrancar con los mejores del mundo, y en la alineación de Armory Show 2006 faltan desgraciadamente algunas galerías cruciales. Mi esperanza consiste en que se refleje un exigente programa de la feria, un enfoque al mercado fuera de Nueva York y que no haya una perdida de confianza en el futuro de la feria. Nueva York como centro del arte contemporáneo mundial merece una poderosa feria de arte a nivel mundial.

Traducción: Danae Diaz

www.thenewyorkartworld.com

  • ArtFacts.Net: la experiencia al servicio del arte

    Desde sus comienzos en 2001, ArtFacts.Net™ ha desarrollado una exhaustiva base de datos de artistas a través de sus colaboraciones con galerías, museos, ferias y asociaciones de marchantes de arte nacionales e internacionales