Language and login selector start
Idioma
Deutsch
English
Español
Français
Italiano
Language and login selector end

Especial Berlin 2ª parte - Entrevista con Edmund Piper (KunstSalon)


Edmund Piper (Kunstsalon) conversando con M. Claasen (Artfacts.net)

AfN:
Edmund Piper: Como la Virgen al Niño.
AfN:
Edmund Piper: Sí, sí. Yo siempre tuve una fuerte orientación a nivel óptico, podríamos decir. Tenía además ya desde mi juventud un fetiche coleccionista. Es decir, me apasionaba coleccionar cómic y observar pinturas. Cada vez se volvía la cosa más y más exigente, hasta que entonces, en algún momento, aterricé con los franceses, quienes en realidad sólo habían hecho trabajo en papel, acuarelas de gran formato. Yo estaba cada vez más enamorado de los originales, por contraposición a los cuadernitos de reproducciones. De modo paralelo, no olvidemos que yo tenía un pasado: el accionismo de izquierdas, las casas ocupadas, proyectos en espacios abiertos, etcétera, etcétera. Y entonces nos embarcamos en un proyecto en el que el arte debía ser mostrado. Fue una especie de proceso de aprendizaje que tuve que recibir acerca de los artistas.
AfN:
Edmund Piper: Sí, claro. Pero entonces se conoce a gente que tienen una reivindicación clara y se aprende de ellos. Entonces se interesa uno aún más y sencillamente te vas introduciendo.

AfN:
Edmund Piper: Yo trabajaba por aquel entonces junto a Andreas Engler, en la época del primer KunstSalon. En ese equipo atendía yo siempre los asuntos referentes al contenido y él digamos que llevaba la parte de la adquisición, organización y financiación. De hecho, posteriormente hemos tenido alguna discusión acerca de los contenidos. Aunque no tan violenta… La idea en sí del KunstSalon vino también (naturalmente) con esa actividad como editores de cuadernitos de arte como telón de fondo. Entonces había un condensado (así se llamaba). Era un poco el precursor de los actuales berlin|art|info y Kunst Magazin Berlin y tenía el apoyo en contenidos de Spunk Seipel. Mucha gente se familiarizó con él incluso a nivel suprarregional. Y sencillamente teníamos allí un espacio libre de discusión para decir que nosotros alguna vez organizaríamos una feria con un funcionamiento algo diferente al de, por ejemplo, el Art Forum.

AfN:
Edmund Piper: Eso no puedo juzgarlo, porque al no verme como parte de ese mainstream no puedo hacerme una idea de a quién le provoca y a quién no. Estoy bastante limpio de relación con ellos. Y si es una provocación sería una pena, porque ha sido pensado más bien como una extensión. Está claro que el arte, incluídos nosotros, necesitamos el mercado. Todos deseamos vivir de él. Necesitamos a los coleccionistas. Necesitamos a los curadores y a los galeristas. Por lo tanto somos también parte de eso, incluso con el KunstSalon. Es algo terriblemente importante para nosotros. Y sería totalmente irreflexivo decir que nosotros nos mantenemos al margen del mercado, porque es evidente que no estamos al margen del mercado sino simplemente en otra posición de esa gran estructura. En realidad, lo que intentamos es que los visitantes de las ferias no antepongan el mercado a la observación del arte. De ahí el programa que estamos ofreciendo, donde se promociona a la gente joven, donde se intenta mostrar el trabajo de gente nueva que quizás incluso puede ser con esto descubierta por el mercado, sí, pero es mucho más importante dejar actuar al arte, aunque no por ello haya que olvidar que con esto pueden los profesionales de la ciudad echarles un vistazo. Esto es un poco otra historia, pero no pensada como provocación.

AfN: Edmund Piper: Yo no diría eso. Trabajo solamente como me sale de dentro. Es cierto que es un concepto que naturalmente está pensado y cada año se mira qué se puede mejorar, pero los conceptos vienen después.

AfN:
Edmund Piper: Sí, eso pasa en la historia, y se debe mirar de qué modo uno se mantiene igual y desafía con ello o cómo te modificas, y entonces volver a evaluar para seguir modificando. Es decir, en realidad es casi un trabajo artístico el modelar un proyecto que no se base en criterios económicos, y no dedicarse a buscar cuáles son las estructuras del mercado para así encontrar qué queremos ofrecer a cierto público-objetivo. Eso no es lo que hacemos nosotros.

AfN:
Edmund Piper: Sí, eso funciona también, pero nosotros lo hacemos de otro modo. Creo que eso es parte del trato, puesto que trabajamos con arte, muy bien. Uno puede mantenerse limpio y ofrecerle esto a la gente. Tenemos aquí el ejemplo de René Wirths, que ha vendido aquí todas sus cosas y tiene igualmente una galería que le quiere llevar a Art Cologne, etcétera, etcétera. Así, ocurren aquí pequeñas historias que lo hacen funcionar o que te hacen ver cómo la idea crece, aunque no se siga exactamente un concepto predefinido.

AfN:
Edmund Piper: Los números son equivalentes a los del año pasado. Ahora tenemos 52. Ha cambiado un poco la arquitectura, porque la sala que acogió el año pasado la gigantesca exposición de Asim Chughtai ahora se reparte o subdivide en cuatro proyectos diferentes y con esto las posibilidades de construirlas están muy abiertas.

AfN:
Edmund Piper: Se ha vuelto un poco más abierto.

AfN:
Edmund Piper: Exacto.

AfN:
Edmund Piper: El año pasado estuve en Art Cologne y tenían en el sótano ese espacio libre o lo que fuera que tenían allí. ¿No tenían una exposición especial o algo así en el sótano?

AfN:
Edmund Piper: No, pero cuando me esté permitido hacer algo así me sentiré afortunado.

AfN:
Edmund Piper: Me impresionó increíblemente la valentía con que uno puede trabajar en un espacio así, e inmediatamente pensé: Dios mío, fue un error ponerlas tan apretadas el año pasado, sí.

AfN:
Edmund Piper: Así, no sólo cuenta la cantidad, sino cómo se colocan en el espacio expositivo y como se trabaja con ese espacio.

AfN:
Edmund Piper: Por eso el número de expositores es el mismo aunque haya un poco más de espacio.

AfN:
Edmund Piper: Tiene gracia que les ocurra eso. Por supuesto, también hay gente que nos ha intentado hacer algo a nivel legal. Lo que me parece totalmente ridículo y propio de gente con muy poco humor. Uno lleva a cabo un proyecto así y asume todas las consecuencias buenas y malas, y si considera que álguien no encaja en él, no quiere decir con ello que considere su calidad mejor o peor. Simplemente no cuadra en esta edición. No hay ningún derecho a quejarse. En realidad me parece una actitud bastante vergonzosa.

AfN:
Edmund Piper: No, no pienso así. Quiero decir, está claro que un proyecto debe modificarse, para adaptarse de algún modo a las condiciones del mercado libre y no desaparecer. Nosotros somos totalmente flexibles.

AfN:
Edmund Piper: Por supuesto. Aunque también creo que esos debates abiertos no aportan nada. Por eso el año pasado decidimos no organizar más.

AfN:
Edmund Piper: Es una estupidez. No se permite a los organizadores demostrar nada mientras se les coloca tan abiertamente. O no pueden expresar las cosas que consideran importantes, porque entonces se considera que están diciendo basura.

AfN:
Edmund Piper: En efecto, y todo ese chismorreo, ya no en el debate sino en el plano informal privado…

AfN:
Edmund Piper: Sí que lo era, pero no todas las ideas pueden ser magníficas.

AfN:
Edmund Piper: [risas] Me explico. A veces se hacen y entonces se debe decir ‘OK, no era tan buena’ y entonces se tiene la esperanza de hacer algo…

AfN:
Edmund Piper: mejor o distinto.

AfN:
Edmund Piper: Como ya he dicho, uno no puede mantenerse al margen del mercado. Es ilusorio incluso querer intentarlo. Y al final sí viene a ser un criadero donde ser descubiertos, porque gente que es desconocida o está embaucada en un proyecto se ve de pronto presentada en una feria. Entonces también cambia algo en la vida material de esos artistas. De pronto, pueden pagar su alquiler. Eso es positivo. Y eso pertenece a las características de un salón de arte. En cierto modo nos veo también como algo distinto a esas ferias de arte, porque cada feria tiene sus propias características. Diría ahora algo provocativo, que la gente que aquí expone tiene aún la esperanza de exponer en Art Forum o en FRIEZE, pero no en la Liste. Allí hay ya también pretensiones de fijar lo que es el arte, donde se dice, que hay gente…

AfN:
Edmund Piper: Hay gente que por eso se ha mantenido por mucho tiempo lejos de la feria, porque al tener tales pretensiones se muestran menos abiertos a unas galerías que a otras. Y eso nos concierne a nosotros tanto como el arte mismo.

AfN:
Edmund Piper: Así, hay que prestar más atención al arte que a las ventas.

AfN: Edmund: Sí, sí.

AfN: Edmund: Eso es sólo secundario.

AfN:
Edmund Piper: Entonces llega.

AfN:
Edmund Piper: Si la gente es buena, entonces llega.

AfN: Edmund: Todo irá bien.

AfN: Edmund: Sí, hombre, gracias a vosotros. Ha sido un placer.


Traducción: Raúl Molín López

www.berlinerkunstsalon.de

  • ArtFacts.Net: la experiencia al servicio del arte

    Desde sus comienzos en 2001, ArtFacts.Net™ ha desarrollado una exhaustiva base de datos de artistas a través de sus colaboraciones con galerías, museos, ferias y asociaciones de marchantes de arte nacionales e internacionales