Language and login selector start
Idioma
Deutsch
English
Español
Français
Italiano
Language and login selector end

ARTNOTES: Entrevista a Okwui Enwezor, curador de BIACS2


Okwui Enwezor, foto por Lolo Vasco

Se ha inaugurado la segunda Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Sevilla (BIACS2) bajo el título Lo Desacogedor. Los emplazamientos elegidos para la bienal son dos de los más emblemáticos conjuntos arquitectónicos de la ciudad, algunos de los artistas exhiben sus obras en las Reales Atarazanas, un antiguo astillero del siglo XIII en el que los muros de ladrillo y el pavimento de tierra contextualizan óptimamente las obras de arte como si de una escenografía ad hoc se tratase. En la isla de la Cartuja donde se ubicaba el antiguo convento y la fábrica de loza se encuentra el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, bellísimo conjunto de espectrales salas blancas donde los artistas muestran sus obras.
El comisario de la bienal Okwui Enwezor goza de gran prestigio en el ámbito del arte internacional y ha dirigido entre otros grandes eventos la Documenta 11 (2002), por lo que su presencia en España viene acompañada de gran expectación. El criterio que propone Okwui Enwezor se caracteriza por la sobriedad formal y el rigor intelectual, aspectos que no descuida en la cita sevillana. Su reflexión en torno a los conflictos del mundo globalizado que basculan entre las pluralidades y los fundamentalismos, se concreta en un análisis de la problemática vigente a través de la obra de estos 91 artistas que se inspiran en los conceptos de intimidad (la casa materna), proximidad (la relación euro americana con África o la hindú musulmana) y vecindad (la relación urbana o de israelitas y palestinos).

Me gustaría saber su opinión acerca de si usted cree que todo ha salido como se esperaba tras la inauguración.
El proyecto ha salido bastante bien, a pesar de algunos contratiempos que tuvimos que solventar. Pero era de esperar puesto que como sabe, se trata de un gran proyecto y un gran reto que he llevado a cabo junto a un equipo organizativo pequeño y joven. La organización ha realizado un trabajo extraordinario, no sólo a la hora de organizar la exposición, sino también en el apoyo que ha ofrecido a los artistas. Pocos pueden llegar a imaginarse lo complejo que resulta reunir a esta enorme cantidad de personas y obras procedentes de diferentes partes del mundo y conseguir que la exposición funcione como una muestra coherente de los dispares propósitos de los artistas. Ha sido una experiencia increíble y una gran oportunidad para trabajar en España; llevar a cabo esto dentro de un contexto de espacios y recursos limitados, para el arte contemporáneo supone un gran honor para lo que representa la BIACS tanto en Sevilla como en España. Así que hacer este trabajo aquí, con el gran compromiso que adquirimos con los artistas y con el resultado obtenido, es simplemente formidable.

¿Qué elementos de anteriores exposiciones trajo a Sevilla y qué innovaciones se le pasaron por la cabeza cuando vio los emplazamientos y la ciudad?
Bueno, en primer lugar uno siempre lleva su bagaje intelectual consigo. Soy un comisario que nunca trabaja con la presunción de que vaya a aportar algo nuevo. Me interesa hacer exposiciones que se asienten dentro de un contexto particular. Como usted sabe hay muchas cuestiones graves actualmente en España así como en el reto del mundo (políticas, culturales, sociales, económicas, por ejemplo la problemática de la inmigración y los derechos de los inmigrantes), y esas cuestiones deberían hacernos ser prudentes acerca de la posibilidad de generar continuamente nuevos modelos artísticos en respuesta a estos variados trastornos y las diferentes teleologías que los manejan. Por lo tanto, este no es el momento adecuado de hacer exposiciones simplemente entretenidas, fáciles de comprender y consumir, por la irritante obsesión por la novedad. También he preferido centrarme en lo que conozco e invitar a aquellos artistas en cuyas obras me ha fijado recientemente, pero que responden de forma imaginativa y desafiante a las cuestiones que la exposición pretendía abordar. Así que mi reto siempre ha consistido en avanzar en el trabajo que hacemos con una cierta claridad y dosis de auténtico cuestionamiento crítico tanto de los límites del arte como de los del público que viene a ver arte, de sus prejuicios e ideas preconcebidas que traen, así que esas serían las cosas para las que la gente podría buscar una respuesta. Y bajo mi punto de vista, creo que he organizado una exposición que realmente busca una respuesta al presente, pero no desde un enfoque dogmático sino desde un modo de reconsiderar el proceso en el que se puede encontrar el arte contemporáneo dentro de la problemática mundial.

¿Cuáles son los criterios fundamentales que ha seguido para la selección de los artistas presentes en la bienal?
Esta siempre resulta la pregunta más complicada. No hay sólo un criterio, sino más bien varios factores. Siempre procuro organizar de antemano cualquier exposición mediante la colaboración dinámica con los artistas.

Okwui Enwezor, foto por Jeff Weiner

¿Le ha pedido a los artistas alguna obra específica para la bienal?
No, no he pedido ninguna obra específica pero muchos de los artistas han elegido obras basadas en la elaboración de preguntas. Así por ejemplo One man houses de Thomas Schütte se acerca mucho al trabajo de Absalon, esa escultura blanca también se relaciona con las condiciones de encierro o aislamiento de las personas dentro del edificio. Por ejemplo, en la iglesia lo que realmente quería reflejar era el silencio, acentuándolo de vez en cuando con algo de sonido.

¿Hay alguna obra o icono de referencia de la exposición?
No, no hay ningún icono; se podría tratar más de un prisma. La exposición se va desplegando muy lentamente, así que no existe realmente ningún icono.

Cuando dice que la ejecución se va desplegando lentamente, ¿podría decirnos si existe un dialogo entre cada obra de arte?
No, eso es algo que se sabe… el diálogo está ahí, de eso trata una exposición.

¿Cuál es el itinerario que le recomendaría a los visitantes? ¿Existe un principio y un final establecidos o alguna ruta marcada?
No, se trata de una red de ideas, una cadena de posiciones, con fronteras difusas entre ellas.

Siempre ha demostrado en su trabajo ser consciente de los problemas sociales. Mientras realizaba este proyecto en España, ¿pensó usted en el problema de terrorismo que tenemos en relación con la creación artística?
No exactamente, porque creo que esta situación en España no se puede aislar de la problemática que existe en todo el mundo y por eso afirmo que Lo Desacogedor no es una exposición que trate sobre el terrorismo, sino sobre el modo en que vivimos dentro de un contexto que se ensombrece por todas esas cuestiones de luchas y contiendas. España participa de esta situación pero creo que esta cuestión no debe aislarse, debe contextualizarse. Existen muchas sociedades amenazadas, llenas de contradicciones. Estas contradicciones plantean asuntos muy relevantes y creo que hay muchos artistas que los tienen en cuenta; y eso es lo yo que pretendía expresar como parte de la lógica de Lo Desacogedor.

¿Fue capaz de combinar sus planteamientos teóricos y algunos elementos nuevos que podrían resultar amenos para que las personas que visiten la exposición disfruten de ella?
Estoy completamente seguro de que la gente disfrutará visitando la exposición. Lo que siempre les digo a las personas que visitan las exposiciones es que le concedan algo de tiempo, creo que es importante dedicar tiempo a las obras, para habitar el espacio que hay entre la obra de arte y el mundo del artista. Las propuestas de los artistas normalmente necesitan tiempo para que el espectador pueda recibir algo de ellas, para poder comprenderlas debe concederles ese tiempo.

¿Cuál es su próximo proyecto?
No lo sé (risas)… ¡sólo dormir!


Román Padín Otero entrevistó a Okwui Enwezor en las Reales Atarazanas de Sevilla durante la inauguración de la BIACS2. Esta entrevista se publicó en ART NOTES 13.

www.artnotes.info

  • ArtFacts.Net: la experiencia al servicio del arte

    Desde sus comienzos en 2001, ArtFacts.Net™ ha desarrollado una exhaustiva base de datos de artistas a través de sus colaboraciones con galerías, museos, ferias y asociaciones de marchantes de arte nacionales e internacionales