Language and login selector start
Idioma
Deutsch
English
Español
Français
Italiano
Language and login selector end

ShContemporary - Entrevista a Lorenzo Rudolph


Lorenzo A. Rudolf (photo Kosuke Fujitaka, tokyoartbeat.com)

Esta es una entrevista de Artfacts.Net y Tokyoartbeat.com con Lorenzo Rudolph, director de SHContemporary.

AfN: Señor Rudolph, usted afirma en una entrevista publicada en la web de la feria que "hace tiempo que Asia debería haber tenido su propia feria importante". ¿Significa ello que SHContemporary es, a su juicio, la versión asiática de Art Basel en Europa o Basel Miami Beach en América?

Rudolf: No quiero un Art Basel o un Miami Beach. Quiero algo nuevo y especial para Asia. Pero si me habla usted de la relevancia que quiero que la feria tenga, entonces admito la comparación. Es más, estoy convencido de que la tiene: la escena artística está creciendo aquí de una manera increíble. China o India son solo la punta del iceberg. Pero creo que el mercado internacional no es consciente de lo que pasa aquí, y por ello ni le da el respeto ni el peso que realmente tiene. Esa es la razón por la que afirmo que lo que necesitamos es una plataforma que muestre lo que aquí se hace, una gran plataforma a la que el mundo entero pueda dirigirse con la seguridad de saber que está viniendo al lugar más importante. Desde ese punto de vista, y no otro -véase contenido- podemos ser equiparados a Miami o Basel.

AfN: También ha dicho que una feria como la suya es la oportunidad a un primer y lucrativo acercamiento a obra de futuras estrellas. ¿Quiere decir que las ferias internacionales actúan como impulsores del mercado primario, así como las casas de subastas lo son para el secundario?

Rudolf: ¡Sí que está usted bien informado, parece que haya leído todas mis entrevistas...! Creo que está claro, una feria como ésta debe apoyar sobre todo el mercado primario, eso por un lado. Por otro, es capital pensar en el contenido de una feria, especialmente en un momento en el que surgen más ferias que champiñones salen en Septiembre. Además, ¡son todas tan parecidas! Cada una de ellas invita siempre a las mismas galerías, que a su vez tienen siempre los mismos artistas. Hoy el criterio es tener habilidad en el mercado, saber vender. En una situación así, incluso yendo a ferias importantes, es muy difícil ver cosas nuevas. Pero los coleccionistas quieren descubrir, encontrar cosas nuevas. Nosotros intentamos presentar la creatividad de este continente, y aquí hay sin duda muchísimas cosas desconocidas en el mercado internacional. Pero con la creciente importancia y la voluntad que Asia y el mercado asiático tienen de jugar un papel importante en el futuro, existe la oportunidad de descubrir y tener acceso a artistas y obras que serán futuras referencias. Queremos ayudar a estos artistas a irrumpir en el mercado internacional.

AfN: Hay muchas ferias, y todas intentan conseguir un buen nivel invitando siempre a las mismas galerías a participar. Usted ha dicho que quiere evitar esto. Pero viendo las galerías participantes, encontramos que un 25% participan en Basel y otro 20% van a ARCO y FIAC. ¿Cree que esto es compatible?

Mr Rudolf: Hay que distinguir dos cosas: La primera es un principio: si no quieres un evento como esos trasladado aquí, no copies nunca. Todo evento -si quiere tener éxito- debe tener identidad propia. Volviendo a su pregunta: por un lado, queremos mostrar lo mejor de lo mejor de Asia, y por otro, presentar determinadas galerías internacionales seleccionadas especialmente en base a un parámetro muy específico: mostrar a la audiencia local lo que ocurre en el mercado internacional. Es como un contrapunto: si selecciono grandes galerías internacionales, es porque quiero ver lo que pueden aportar a esta feria.

AfN: SHContemporary es, si no la mejor, una de las mejores ferias que jamás se hayan hecho en China. ¿Cree que esto se debe a la gran presencia Occidental?

Rudolf: No, creo que no. Afortunadamente contamos con una amplia experiencia. Mis colegas se mueven en este mundo desde hace mucho tiempo, como yo, y sabemos cómo debe hacerse una feria. Pero lo que cuenta es que tenemos las cosas claras. Hay demasiados organizadores -dejando al margen la cuestión China- que solo se mueven dentro de lo que se lleva ahora, y no tratan de redefinir o reinventar conceptos, hacen lo mismo una y otra vez. Lo que nos hace especiales es nuestra visión y concepción diferente. Lo primero, no hay ninguna feria que intente en estos momentos enseñar lo que hay en Asia, en toda Asia, y no lo que está de moda en el mercado. Es una muestra -y me atrevería a decir que la única en todo el mundo- en la que los organizadores tienen responsabilidad directa sobre el contenido. Nosotros decimos "queremos mostrar esto y esto, porque es bueno". Hemos comisariado espacios, e incluso en el pabellón principal, donde se habla y se toma café, las galerías quieren exponer.

AfN: Los coleccionistas asiáticos son personas seguras de sí mismas y quieren situar a sus artistas favoritos en lo más alto del mercado global. ¿Puede ser visto esto como una especie de competición cultural que refleja el orgullo de una nación que no solo crece económicamente, de una nación que puede competir cultural y estéticamente con los países occidentales?

Rudolf: No creo que sólo los coleccionistas asiáticos estén tratando de impulsar a sus artistas preferidos. Estamos hablando de un fenómeno mundial. A lo que queremos llegar es a una situación en la que ya no se hable de artistas chinos, o de coleccionistas chinos tratando de impulsar arte chino. El arte chino tendrá un reconocimiento parejo al arte americano, alemán o suizo. Me parece raro hablar de esto, porque en Europa no se habla de arte alemán o suizo, sino de arte bueno o malo.

AfN: Así que no importa. El origen del arte es irrelevante.

Rudolf: Eso es. Cada uno tiene sus raíces, está claro, pero al final el lenguaje es el mismo.

AfN: Si, pero mientras preparaba esta entrevista, me di cuenta de que usted mismo fue forzado de alguna manera a tener en cuenta este concepto de "pensamiento nacional". Recuerdo que hace quince años todo el mundo hablaba del arte ruso...

Mr Rudolf: Las modas se crean dentro del mercado. Para ello, hay envolver el concepto en un bonito paquete. Así fue con el arte ruso, con la escuela de Lepizig o con lo que fuere. Al final, diez años más tarde, lo que permanece son los buenos artistas.

AfN: La ubicación es un asunto muy importante a la hora de crear una gran feria. No solo geográfica, sino arquitectónicamente, véase la gran carpa de Frieze o el magnífico Grand Palais de la Fiac. Basel y Basel Miami se benefician de su situación en pequeños lugares que se convierten a su vez en grandes escenarios. ¿Tuvo esto en mente a la hora de elegir esta ciudad y el punto de referencia que constituye este edificio, de indudable sabor estalinista?


Mr Rudolf: Al principio estaba la cuestión de en qué lugar de Asia se podría hacer la feria. Nos decantamos de inmediato por China, por ser la cabeza del potencial económico asiático, y concretamente por Shangai, por ser una ciudad especialmente enfocada al arte y ofrecer un estilo de vida muy especial. Hoy en día, los coleccionistas no buscan solo una feria de arte, sino todo un paquete: diversión, bienestar, capacidad de elección entre un amplio abanico de posibilidades... ninguna ciudad en China, exceptuando Shangai, puede ofrecerles esto. También cuenta su apertura y su carácter amable. Como ciudad portuaria, es también una puerta de China al mundo. Y cuando vimos el edificio, lo tuvimos claro. No podía ser sino aquí; la gente se queda alucinada cuando entra en él; es interesante jugar con los conceptos de arte contemporáneo y arquitectura, pero a la vez muy difícil elaborar un escenario que combine ambas cosas sin neutralizarlas; Al final, creo que salió bien. A su lado, dudo de la belleza del Grand Palais como lugar para una feria de arte contemporáneo, y bueno, la "magnífica" carpa de Frieze... lo es, hasta que empieza a caerte agua en la cabeza.

AfN: Al margen de la cuestión de la localización, ¿siguen el hilo de otros grandes acontecimientos? La Bienal de Estambul se inauguró el 6 de Septiembre. ¿Tienen en cuenta estos acontecimientos a la hora de elegir el mejor momento para la feria?

Rudolf: Hoy día contamos con un mercado que situado dentro de una escena artística llena de acontecimientos importantes, como lo son las bienales. Pero tenemos los ojos puestos en todo lo que ocurre. Hay también una bienal en Shangai, que se está convirtiendo en la bienal más importante de Asia. El año que viene, por ejemplo, dicha bienal y nuestra feria trabajarán juntas. Ambos eventos se inaugurarán en días consecutivos, ambos saldrán beneficiados, y todo el mundo podrá verlos a la vez. Al principio tuvimos que vender una imagen, una idea. Hasta ahora no teníamos un producto que mostrar, tal vez por eso todavía no ha venido todo el público potencial que tenemos. Ahora sí lo tenemos, podemos enseñar lo que hemos hecho, y con la combinación de feria y bienal estamos seguros de que el año que viene contaremos con un evento grandioso, "un Miami", por decirlo así.

AfN: El pasado de China es complicado, en lo que a cultura se refiere. ¿Cómo es su relación con las autoridades?¿Existe algún tipo de problema de "iconoclastia"?

Rudolf: Nosotros traemos a China un mundo y una mentalidad que son completamente diferentes, y está claro que no podemos venir y decir "somos los mejores y os vamos a enseñar lo que hay que hacer". Hay que dialogar e intercambiar, y respetar su punto de vista antes de ofrecer uno diferente. Es una cuestión de cómo nos tratamos... a veces, el mejor camino hacia un objetivo concreto no es siempre el más corto. Tuvimos varias conversaciones, pero al final encontramos todos juntos una solución. Lo mismo con las autoridades. Ahora saben de qué se trata y confían en nosotros, no hay razón por la que deban temer algo imprevisto. Hemos tenido que discutir -así debe ser en estos casos-, pero toda discusión ha acabado siempre en acuerdos justos y cordiales para ambas partes.

AfN: Kosuke Fujitake, de tokyoartbeat.com preguntó a las galerías japonesas respecto a los coleccionistas chinos, y la respuesta fue que no existe contacto con ellos. Cree que los coleccionistas chinos prefieren comprar a galerías chinas?

Rudolf: Algo así escuché de las galerías chinas, ¡decían lo mismo de las galerías occidentales! Como en todas las ferias, determinada gente tiene contactos y otra no. La cosa mejorará con el tiempo. Un coleccionista chino, al igual que uno occidental, construye siempre poco a poco una relación con la galería.
Seguro que han habido casos en los que galerías japonesas no tenían contactos en China y viceversa. Pero si uno hace una feria, da igual donde, lo mejor es no pensar que has conquistado el mundo a la primera. Hay que construir. Y yo lo que veo es que cada vez más coleccionistas chinos se abren cada vez más y no se centran solo en la escena nacional. Y también creo que las galerías japonesas tendrán en el futuro contacto directo con coleccionistas chinos.

AfN: Usted es un director reconocido; cuenta con el enorme apoyo de Pierre Huber (galería Art & Public, Ginebra) y Silvia Evangelisti (ArteFiera), además de un buen grupo de asociaciones culturales y comisiones de Shangai bajo la presidencia de Fang Jun. ¿Cómo se fue constituyendo esta red, quién comenzó a reunir a todas estas instituciones?

Rudolf: Voy a resumirle la historia: Pierre y yo nos conocemos desde hace mucho tiempo. Cuando era director de Basel quise cambiar el concepto de la feria. Creé algo como un grupo estratégico en 1991. Cambiamos por completo la estructura de Art Basel en los siguientes dos o tres años de esa década. Es el concepto que Basel ha conservado hoy día, y que todo el mundo ha copiado. Conozco a Pierre desde entonces, ambos nos conocemos muy bien. Cuando dejé Basel y fui a otros sitios vi como las cosas cambiaban. Volví a encontrarme con Pierre hace tres años. Mientras charlábamos, supimos que ambos compartíamos idéntica opinión en nuestro análisis respecto al comportamiento del mercado. Así que pensamos que debíamos hacer algo, y ahí comenzó todo. Durante un año entero analizamos en profundidad todo lo concerniente al mercado del arte, y desarrollamos un concepto. Después me dirigí a Bolonia, porque necesitábamos un socio que operativamente fuera capaz de realizar un evento así. ¿Por qué Bolonia? Saben hacer ferias de todo tipo y en cualquier parte, incluso en China. Allí tienen infraestructuras y todo lo necesario para poder hacer algo así en un sitio como China. Tenemos, pues, una "constelación de tres estrellas" que se complementan perfectamente: Yo, director de la feria, Pierre, del lado de los coleccionistas y marchantes y el operativo, Bolognafiere. Y por supuesto, los socios chinos. Todas nuestras posibilidades pasan por y gracias a ellos. Si haces algo en China, lo más importante es contar con un socio adecuado, que sea fuerte y en quien puedas confiar, porque hagas lo que hagas necesitas una licencia, que solo es otorgada a compañías estatales. Así que al final fue la gente de Bolonia, aconsejados por la enorme cantidad de gente que conocen aquí, los que nos fueron recomendando a los que hoy son nuestros socios. Todo ello gracias a Bolonia y a que ya estuvieran aquí instalados.



Traducción. Manuel P. Caballero

www.shcontemporary.info

  • ArtFacts.Net: la experiencia al servicio del arte

    Desde sus comienzos en 2001, ArtFacts.Net™ ha desarrollado una exhaustiva base de datos de artistas a través de sus colaboraciones con galerías, museos, ferias y asociaciones de marchantes de arte nacionales e internacionales