Language and login selector start
Idioma
Deutsch
English
Español
Français
Italiano
Language and login selector end

Art Beijing – Entrevista con Meg Maggio


Meg Maggio y Marek Claassen

Esta es una entrevista de Artfacts.Net con Meg Maggio en el contexto de la feria de arte Art Beijing. La señora Maggio es la directora de Pékin Fine Arts Gallery en Pekín, y la única no-asiática en el comité asesor de Art Beijing 2007.

AfN: Hoy es el último día de Art Beijing 2007. ¿Cómo describirías la edición de este año en comparación con la del año pasado?

Meg Maggio: Creo que el espacio ha aumentado bastante este año. Este nuevo edificio (el Centro Nacional de Exposiciones Agrícolas) es excelente. Hay mucha luz natural, buena circulación del aire, es grande… es un recinto muy interesante, creativo y cómodo, y con un espacio tres veces mayor que el típico en cualquier feria de arte en el mundo. El espacio ha aumentado mucho; digamos que el hardware se ha mejorado mucho, aunque creo que aún se debe mejorar el software. Este año hay muchos más compradores, muchos más coleccionistas locales, no sólo de China sino también de Corea, Japón, Taiwan, Hong Kong, Singapur…

AfN: Si comparamos Art Beijing con las otras tres grandes ferias de China (ShContemporary, Shanghai Art Fair y CIGE Beijing), ¿cuáles crees que serían los puntos fuertes y débiles de esta feria en particular?

Meg Maggio: Obviamente, tengo los mayores intereses en Art Beijing. Creo que es la mejor feria. Quizás no soy la persona más objetiva a quien preguntar, pero creo que Art Beijing es la que tiene una historia más larga, más experiencia y una relación más cercana con el Ministerio de Cultura chino. El señor Dong Mengyang, el director, proviene del Ministerio de Cultura. Él realizó las primeras ferias de arte en China. Recuerdo que fui a la primera, en el 92. Hizo las ferias de arte de Hong Kong y todas las ferias en China, y tiene mucha flexibilidad y creatividad para realizar esta feria, y el apoyo del Ministerio de Cultura. Así que tiene un alto grado de independencia, y por supuesto el mayor status en el mundo del arte contemporáneo en China como director de la feria. Creo también que es un hombre extremadamente creativo. Me encantan las instalaciones de esta feria, me encanta el programa de seminarios, me encanta el programa de actividades paralelas. Es un hombre con mucha visión. Creo que dentro de diez años seguirá organizando ferias de arte en China, mientras muchas otras personas que simplemente están buscando una oportunidad inmediata antes de las Olimpiadas se habrán marchado ya.

AfN: Es bastante inusual invitar a instituciones públicas, como museos o colecciones, a una feria de arte. Lo he visto por vez primera en Shanghai y ahora en Pekín. ¿Cuál es su opinión de eso? ¿Por qué es importante para un museo privado exhibir en una feria en China?

Meg Maggio: Bueno, en realidad todo el mundo lo está haciendo; Frieze lo está haciendo, Basel también… El Museo de Shanghai ha ido, el Museo Zendai ha ido… Tienen una sección de museos. [...] Creo que es una nueva moda, y la idea es la de ayudar a llevar más gente a la entrada de los museos, promoverlos e incrementar de verdad la venta de entradas. Y las ferias son las más exitosas del mundo, hay una auténtica comunidad: recibes la ayuda de los museos, recibes la ayuda de los coleccionistas locales, que abren sus casas, y te das cuenta de que las ferias son en realidad unos eventos comunitarios.

AfN: La obra Ancient City of Jiaohe, hecha en 1981 por Wu Guanzhong, fue subastada en mayo por 37 millones de yuans, unos 3,5 millones de euros. ¿Dirías que existe una burbuja respecto al nivel de los precios?

Meg Maggio: No del todo. Creo que todo el que piense que se basa en una burbuja está ciego ante la pujanza económica de Asia. En primer lugar, Wu Guanzhong es el verdadero padre de la modernidad china. El hombre tiene 80 años. Si un hombre de 80 años que ha dedicado toda su vida al arte como uno de los principales postuladores de la modernidad en los círculos del arte contemporáneo en China no merece 3,5 millones de euros, ¿quién los merece? No estamos hablando de un chico de 25 años que acaba de salir de la escuela de arte y que empezó a pintar ayer. Estamos hablando de un hombre que ha servido de auténtica inspiración a toda una generación de artistas contemporáneos chinos.

AfN: Así que está infravalorado.

Meg Maggio: Está infravalorado. Y de hecho, si miras el top ten de artistas chinos y los precios que alcanzan sus obras, y miras el top ten de Alemania, Estados Unidos, el Reino Unido o muchos otros países, el precio está muy infravalorado. ¿Y por qué deben los artistas chinos estar infravalorados? Me parece casi ofensivo que la gente piense que si los artistas chinos alcanzan altos precios es porque existe una burbuja. Quizás hay una burbuja en Alemania, quizás hay una burbuja en Nueva York y París… por supuesto que los precios están alcanzando unos niveles de récord, pero eso está sucediendo en todo el mundo. Si nosotros estamos en una burbuja, estamos en todo caso en una burbuja mundial, no exclusiva de China.

AfN: Con apertura de nuevos museos y la cada vez más frecuente organización de muestras de arte contemporáneo, muchos preveen que las subastas atraerán menos atención, ya que la gente quiere que los curadores y críticos de arte validen las obras de arte. ¿Crees que estamos en el comienzo de un movimiento en el que habrá más espacios para el arte serio, separado de la esfera comercial?

Meg Maggio: Sí, por supuesto. Creo que es lo que hacía falta, y que hará el entorno más sano y maduro. Es decir, las casas de subastas no deberían ser nunca las que determinen el valor de las obras de arte. Deberían inspirarse y aprender de las exposiciones de los museos y de sus curadores. Tenemos dos problemas en Asia: las casas de subasta se han vuelto muy agresivas, y tienen derecho a ser agresivas, pero creo que es muy triste que las obras vayan directamente del estudio del artista al lote de una subasta. También me parece muy triste que las obras dejen el estudio del artista y salgan del país como si fueran algún tipo de producto creado para la exportación. Las obras deberían ser en primer lugar vistas en el país donde han sido producidas, por gente de su mismo contexto y trasfondo cultural. Pienso que las obras se malinterpretan cuando salen del estudio del artista y se trasladan a otro contexto cultural, es decir, hay algo así como un nuevo colonialismo. En China además no han ofrecido las academias de arte estudios curatoriales hasta hace un par de años. La práctica curatorial no está bien definida como disciplina profesional en China, y por ello tienes a un montón de gente que para mí no son más que personas normales-agentes libres-desempleados que se han autoproclamado curadores, y en realidad están comprando y vendiendo. En el contexto de los Estados Unidos o Europa, los consideraríamos marchantes privados, pero de algún modo aquí piensan que es más prestigioso tener una tarjeta que dice que son consultantes o curadores, y no hablo sólo de China; hay muchísimos occidentales, de Europa y Estados Unidos, que se han autoproclamado curadores. Se piensa que es una nueva profesión que uno simplemente adopta para sí en lugar de darle empleo a un verdadero curador [risas]. Siento tener que decirlo pero es así.

AfN: En la entrevista decías que hay un vacío en el triángulo subasta-galería-museo.

Meg Maggio: Sí, creo que lo hay. Y ése es el problema de los nuevos mercados mientras maduran. Ahora la gente reconoce ese hueco en el triángulo, y las academias de arte, las universidades y los propios museos están trabajando muy duro para mejorar sus programas educacionales, y comprenden que de verdad necesitan preparar a una generación de curadores. Una de las cuestiones clave aquí es que las escuelas de arte tradicionalmente han enseñado muy bien la historia del arte antiguo chino. Hay una laguna muy importante en su capacidad para explicar la historia del arte del siglo XX, no sólo mundial sino la suya propia. El siglo XX es aún un tema sensible para China: la guerra civil, la guerra con Japón, el “comunismo” en sus diferentes configuraciones, los problemas con Taiwan... Hay por tanto muchos temas sensibles en relación con el siglo XX. Y tengo muchos amigos que son jóvenes profesores de Historia del Arte y me dicen que el problema es que no tienen buenos libros de texto. Tanto si quieren enseñar historia del arte del siglo XX chino como asiático o del resto del mundo, no disponen de libros de texto. Así que gran parte de lo que enseñan lo han traducido ellos mismos de libros o lo han tomado de exposiciones en museos que han llegado a China, y ahora cada vez más por exposiciones de arte local en los museos chinos, de calidad bastante alta.


Entrevista: Marek Claassen

Traducción: Raúl Molín López

www.artbeijing.net

  • ArtFacts.Net: la experiencia al servicio del arte

    Desde sus comienzos en 2001, ArtFacts.Net™ ha desarrollado una exhaustiva base de datos de artistas a través de sus colaboraciones con galerías, museos, ferias y asociaciones de marchantes de arte nacionales e internacionales