Language and login selector start
Idioma
Deutsch
English
Español
Français
Italiano
Language and login selector end

Art Forum Berlin - Entrevista con Wilhelm Schürmann


Wilhelm Schürmann

Wilhelm Schürmann es profesor de fotografía en la Facultad de Diseño de la UAS Aachen (Aquisgrán, Alemania). Es conocido por su labor como coleccionista, artista y galerista, y recientemente ha regresado a Berlín con un espacio propio, Schürmann Berlin. Además es miembro de Freunde des Art Forums Berlin (Amigos de Art Forum Berlín).

AfN: Señor Schürmann, ¿cuál es su posición en el mundo del arte? ¿Existe aún una delimitación clara entre galerista, coleccionista, curador, artista o subastador?

Schürmann: Yo me considero coleccionista privado, algo así como un estudiante privado de arte. Es bastante intrascendente cuál es la actividad profesional a la que oficialmente se supone que me dedico. Es algo que se suma al conocimiento personal, y no simplemente algo asociado a comprar o poseer arte sino también a reflexionar sobre cómo hacer que las cosas brillen más allá de su materialidad. El arte guardado en un almacén o en casa no ofrece ninguna conexión posible entre obra y reflexión pública. La exposiciones privadas en un espacio público sin subvencionar son el escenario en el que yo, como coleccionista, como persona que está comerciando con el arte tanto privada como profesionalmente, estoy operando.

AfN: Pero esa diferenciación de papeles en el mundo del arte se está difuminando cada vez más.

Schürmann: Siempre ha sido algo irrelevante para mí. Hace veinte años, la gente ya me pedía definir mi actividad profesional, pero ¿por qué no puedo desarrollar varias actividades? Todo esto va de lo mismo, trabajar con el arte, con imágenes, con objetos, y con la cuestión de qué es el arte: ¿qué es esto que estoy mirando? ¿Qué significa? ¿Cómo lo posiciono en relación al espectador? No importa si yo soy el espectador, el visitante, el galerista o lo que sea.

AfN: Aunque estás bastante ocupado, dedicas parte de tu tiempo a Berlín. ¿Cuál es la razón?







© Thomas Mohren
Martin Kippenberger
The mother of Josef Beuys,
Oil on canvas,1984
160 x130 cm


Schürmann: Muy sencillo, Berlín es la ciudad más estimulante de Alemania. Estar en una metrópoli que hable tu propio lenguaje es una circunstancia muy afortunada, porque la identidad que te rodea se ve reflejada en tu propio interior. Es una sensación diferente a la que tienes en otras ciudades. Berlín es increíblemente vital, poco alemana en el mejor sentido, ahora mismo quizás la ciudad más internacional del país, permanentemente en movimiento. Berlín tiene una masa crítica de personas interesadas en esto, así que se puede garantizar un público para cualquier tipo de programa.

AfN: Usted es miembro de la asociación Amigos de Art Forum Berlín. ¿Cuáles son los objetivos de esta asociación?

Schürmann: El objetivo es reforzar la feria como emporio de las artes visuales, y con ese propósito, encontrar a gente que se identifique públicamente con esto. Durante años ha habido una discusión sobre la rivalidad Colonia - Berlín. Creo que eso se acabará pronto. Colonia ha sido durante mucho tiempo vecina de Bonn, la capital temporal del país, y es evidente que, con la caída del muro, Berlín como capital se ha vuelto necesariamente más atractiva a nivel cultural, con todos los tesoros que pueden encontrarse en los museos... es de clase mundial. Es la única ciudad que puede ofrecer toda esa riqueza. El único trabajo que queda por hacer -comparándola con Colonia- sería el de poner un mayor énfasis en el arte de la Modernidad clásica. Berlín se centra en el arte contemporáneo. Creo que eso es algo que nuestra asociación puede ayudar a reforzar. En Alemania tenemos que ser capaces de trabajar todos juntos, no el uno contra el otro.

AfN: Art Forum pretendía ser una respuesta creativa a la posición de control del mercado de Art Cologne. En la actualidad, Art Forum juega un importante papel en el panorama internacional de ferias. ¿Qué ocurrirá con las pequeñas ferias que se agrupan en torno al perro grande? ¿Desaparecerán?

Schürmann: El mercado lo decidirá. Hay muchos pequeños sectores con demanda, pero, con tal cantidad de ferias, las galerías que participan en varias deben decidir dónde mostrar sus principales obras. El arte de máximo nivel es escaso, y se plantea la pregunta de dónde mostrarlo. Habrá una selección natural. Nadie quiere lo mediocre. La calidad será el factor crucial; no sé cuánto tiempo hará falta, pero, a largo plazo, Berlín tendrá una gran oportunidad gracias a la gran cantidad de visitantes internacionales que recibe. Los visitantes de una feria no acuden a ella sólo por la feria en sí; la ciudad en su conjunto ha de resultar atractiva. La gente no va a Art Basel y después se vuelve a casa, sino que hacen un tour por Suiza y visitan cualquier cosa que pueda ser de interés adicional.

AfN: Decías en una entrevista que considerabas que la actual feria global permanente está totalmente sobrevalorada por los medios.

Schürmann: Sí, aún lo creo así. Es falsa la idea de que la principal oferta de arte se puede encontrar exclusivamente en las ferias. El tiempo de estancia de cada visitante es muy limitado, y el arte complejo no puede ser experimentado de paso, necesita ser visto en galerías, con más tranquilidad. Un coleccionista incorpora una obra a su vida, se convierte en parte de su cotidianeidad, y esto es un proceso que requiere de tiempo.
Como coleccionista, me suelo plantear la pregunta de si una obra podrá ofrecer la misma intensidad en cinco, siete o diez años. No es algo que pueda decidir simplemente al pasar frente a ella. Una feria es siempre un lugar de encuentro y de mercado. Permite la comparación en un espacio muy limitado. Una buena feria debe ser capaz de generar en una semana un número de visitantes que normalmente sólo pueden ofrecer las grandes instituciones. Muchas galerías importantes dedican tanto esfuerzo a ciertas ferias como lo dedicarían a exposiciones individuales. Sólo para una semana. Reservan obras especiales para esas ferias. Nunca tendrían ese número de visitantes en una galería, obviamente. Pero como he dicho, la auténtica calidad es poco frecuente.

AfN: Hablando de la calidad en las ferias de arte, usted dijo recientemente: "...tenemos que decir adios a la idea de que haya que alabar todo lo que lleve la etiqueta "arte". Es lo mismo que pasa con la música; no podemos estar quejándonos todo el día de las boybands...".

Schürmann: …no puedo quejarme de que no todo lo que lleve la etiqueta "arte" satisfaga mis expectativas. Tampoco escucho la música de un niño de 12 años. Se ha vuelto más difícil escuchar la música que quiero cuando enciendo la radio, así que tengo que comprar un CD u otro soporte o bajármela de internet. Pero existe. Lo mismo es aplicable al arte. No todo lo considerado "arte" tiene por qué ser relevante. Lo difícil hoy en día es que no hay estilos explícitos, ningún ismo famoso. Las modas se agotan inmediatamente. Hoy en día debo desarrollar mis propias ideas y deseos a largo plazo, y cuando soy capaz de seguirlas, puedo encontrar cosas increíblemente interesantes.

AfN: ¿Crees que hay paralelismos entre el negocio del arte y el de la música?

Schürmann: Ahora mismo sólo puedo ver paralelismos en el apartado de las ferias. A los visitantes les gusta ver lo que es reconocible, y lo que reconocen es lo que ven. Hay una falta de esfuerzo visual, al igual que la música puede ser también simplemente un ligero sonido de fondo. Pero lo que separa a ambas es la comerciabilidad. El número de visitantes se corresponde con los niveles de audiencia. Todo visitante de la feria es también un cliente -la mayoría como miembro del público, raramente como cliente.
La música puede ser vendida en masa. Es infinitamente reproducible. El arte (dejando a un lado su multiplicidad) sigue siendo escaso, no hay mercado de masa. Es por ello que los precios crecen. Es una situación completamente diferente. Podría haber paralelismos quizás con la televisión. Creo que el éxito actual del arte, aparte del factor glamour y de los récords del mercado, tiene que ver con la necesidad de permanencia.

AfN: La directora de Armory Show, Katelijne De Backer, presentaba un programa en MTV. Es una gestora atractiva y profesional. ¿Crees que los excéntricos individualistas de la escena del arte serán reemplazados por hábiles gestores?

Schürmann: Ojalá las cosas fueran así de predecibles. ¿Se ha convertido Armory Show en la feria de más éxito? ¿O lo es Basel, con el carismático Samuel Keller? El carisma personal es crucial, más que la habilidad para la gestión. El arte es impredecible porque está siempre cambiando. El arte es una permanente e impredecible máquina de regenerarse, y eso seguirá siendo un problema para los profesionales de la gestión. Es parte de su gracia.



© Collection Schürmann
Heimo Zobernig
without title, 2000
Acrylic on canvas
123 x118 cm

AfN: Aparte de los artistas, ¿hay en el mundo del arte productores comparables a Frank Farian, quien creó y coordinó la banda Milli Vanilli, que no sabían cantar pero sí bailar y resultar guapos?

Schürmann: Es una buena observación. Creo que eso es algo que existe ya desde hace mucho tiempo: hay galeristas profesionales que creen saber lo que su mercado quiere, y no sólo quieren que los artistas se les unan sino también seleccionar e incluso programar sus obras, con consignas como "esto puedo venderlo", "eso se puede quedar en el almacén", "el mercado no está aún preparado para esto" o "tu imagen necesita algo diferente"...

AfN: Según tu punto de vista, ¿cuáles son actualmente los lugares más interesantes en materia de arte?

Schürmann: Los lugares más interesantes son aquellos en los que la gente puede comerciar con el arte sin prisas y sin esa tensión permanente. Me he dado cuenta de que muchas de las obras que me parecen más interesantes han sido creadas en lugares periféricos. En un mundo tan interconectado ya no es necesario vivir y actuar en las ciudades clave. Pienso en lugares como Glasgow en comparación con Londres, Karlsruhe respecto a Düsseldorf, Los Angeles respecto al mercado neoyorquino... La comunidad de artistas productores y de visitantes, coleccionistas, etc. han podido y pueden comunicarse e intercambiar puntos de vista sin ningún problema. Es lo mismo que pasa ahora en Berlín. Cuando me encuentro con visitantes de Londres, no pueden creer que esta ciudad que les gusta tanto esté tan vacía. Comparada con Londres, es casi un oasis de tranquilidad; Londres está siempre atestada de gente allí donde vayas. Berlín está aún agradablemente vacía. Y continuará así por un tiempo; incluso aunque haya espacio para 7 u 8 millones de personas, primero tendrían que encontrar un trabajo en la ciudad.

AfN: ¿Es Asia también un objetivo?

Schürmann: No puedo hablar sobre ello, no tengo ni idea. Nunca he estado allí y no tengo la intención de operar allí como coleccionista. Me sentiría como un coleccionista colonial. No conozco su trasfondo cultural ni su mentalidad. Creo que una colección es más creíble cuando refleja lo vivido. No se me ha perdido nada en Asia, quiero comprender primero Europa. Tras mi asimilación cultural del imaginario americano, ahora estoy redescubriendo la riqueza, diversidad y peculiaridades de las ofertas culturales en Europa, y creo que, en ese sentido, Berlín podría a medio y largo plazo alcanzar una posición de monopolio al reunir tal diversidad de procedencias y desarrollos culturales (lenguas, mentalidades, tradiciones, etc.). ¿Cómo podría un turista medio experimentar el arte europeo en toda su riqueza si no conoce el lenguaje? El "lo que ves es lo que hay" ya no es suficiente. El mercado del arte también funciona a veces de un modo muy fácil. La explosión de precios tiene lugar allí donde las necesidades decorativas están cubiertas. El arte, como yo lo entiendo, está interfiriendo en mi vida, no sólo en el paisaje de mi habitación. Pero en realidad es algo insignificante; tenemos que comprender que en el mundo del arte hay actualmente innumerables realidades coexistiendo la una junto a la otra. No puedes hablar de la escena del arte, el negocio del arte, el mercado del arte. Hay muchos negocios y mercados simultáneos.

AfN: Profesor Schürmann, muchas gracias por la entrevista.


Entrevista: Marek Claassen

Traducción: Raúl Molín López
  • ArtFacts.Net: la experiencia al servicio del arte

    Desde sus comienzos en 2001, ArtFacts.Net™ ha desarrollado una exhaustiva base de datos de artistas a través de sus colaboraciones con galerías, museos, ferias y asociaciones de marchantes de arte nacionales e internacionales