Language and login selector start
Idioma
Deutsch
English
Español
Français
Italiano
Language and login selector end

ARCO 08 - Entrevista a Helga de Alvear


Helga de Alvear junto a obras de Imi Knoebel

La 27ª edición de ARCO acaba de tener lugar entre el 13 y el 18 de febrero, y ha supuesto claramente un punto de inflexión. La nueva orientación de la feria, en su objetivo de situarse en los primeros puestos a nivel mundial, se ha hecho notar: nuevos pabellones (de gran amplitud en las plantas inferiores y cierta aglomeración de stands en la superior), nuevas secciones y sorprendente selección de galerías, no exenta de polémica, pues buena parte de las galerías españolas que tradicionalmente participaban en ARCO se han quedado fuera. 295 galerías en total han mostrado su obra, de las cuales, 222 extranjeras. El país invitado ha sido Brasil, presente con 30 galerías, que han despertado una gran curiosidad.

La feria se ha cerrado con más de 190.000 visitantes y, a pesar de la incertidumbre por la sombra de la recesión económica, los niveles de ventas se han mantenido al mismo nivel que el año pasado, que ya había crecido un 15% respecto al anterior. Parece ser que el mercado sigue en un buen momento.


Entrevista a Helga de Alvear

Durante ARCO, Artfacts.Net ha entrevistado a la galerista y coleccionista Helga de Alvear. De origen alemán, su relación con el mundo del arte ha estado unida a España desde los años 60, donde vive desde entonces. Siempre le han interesado los lenguajes de vanguardia, y se ha centrado en los últimos años en fotografía (siendo una de las pioneras en este país), vídeos, instalaciones, así como trabajos de artistas conceptuales y minimalistas. Posee una de las colecciones privadas más importantes de España, con más de 2000 piezas.


AfN: Nos encontramos en la segunda edición de ARCO bajo la nueva dirección de Lourdes Fernández, y ya se pueden apreciar cambios notables en la feria. ¿Qué destacaría en esta edición?

Helga de Alvear: Tengo que hablar muy positivamente del espacio nuevo. Los pabellones me parecen mucho más amplios y los pasillos más anchos. Ya ha ocurrido en ARCO alguna vez, que luego se van llenando, al ir incluyendo más galerías... Espero que a Lourdes no se le ocurra hacer crecer la feria, porque yo creo que ya es lo suficientemente grande.

Obra de Daisy Xavier, cortesía de Laura Marsiaj (Brasil).

AfN: ¿Qué artistas presenta este año en ARCO?

Helga de Alvear: Yo presento a mis propios artistas: Isaac Julien (que en este momento también tiene una exposición en la galería, una instalación titulada Small Boats), Jean-Marc Bustamante, Santiago Sierra, Alicia Framis, Angela Bulloch, Jürgen Klauke, Imi Knoebel... todos son artistas con los que yo trabajo. No me invento nada, ni cojo artistas especialmente para ferias. Eso sería mercado secundario. Hay gente que compra obra que cree que puede vender muy bien, pero eso es una compraventa; yo no, yo trabajo con mis propios artistas.

AfN: Esta edición de la feria viene marcada por la polémica. Más de veinte galerías españolas, habituales de ARCO desde hace muchos años, no han sido admitidas. Según la dirección, gracias a una gran labor de promoción realizada este año en todo el mundo, la demanda ha sido muy alta, y la selección más dura, pero los criterios de selección no han variado. Las galerías se quejan por su parte de falta de imparcialidad y transparencia en la selección. En su opinión, ¿ha primado la internacionalización o la calidad?

Helga de Alvear: En mi opinión, no se ha hecho una criba, y lo tengo que decir muy claramente, y las galerías se van a enfadar por ello. A mí dos veces en la vida me han dicho: si vienes otra vez con esas porquerías, te echamos. Y he aprendido la lección. Tienes que coger de vez en cuando una escoba y barrer en tu propia galería, barrer todo. La feria tiene que luchar con otras ferias, los galeristas somos parte de la importancia de la feria, pero si la feria no es buena, no puede competir con Basilea, París o Londres. ARCO quiere situarse en primera fila, y hace muy bien. Y es necesario que Madrid cuente con una gran feria. Pero para eso, las galerías tienen que dar la talla. El que no quiere cambiar de artistas porque han empezado bien, con muchísima ilusión, y de repente ya no funcionan como antes, se queda atrás. Ocurre en todos los negocios, no solamente en el mundo del arte. Algunas personas se quedan estancadas y, por tanto, fuera. No es nada en contra de las galerías, sino contra lo que tienen en sus galerías.

Prima la calidad, absolutamente la calidad. Da exactamente igual que la galería sea de Cuenca o de Méjico, lo importante es que se trate de buenos artistas, para competir con otras ferias. Y por eso la feria tiene un comité, que tiene que luchar y que tiene que barrer.

AfN: Y en cuanto al comité, ¿cree que harían falta órganos con mayor independencia en el proceso de selección? Se ha sugerido que podría haber críticos, comisarios, etc, con voz, pero sin voto…

Helga de Alvear: En eso hemos hecho mucha limpieza ya, y yo creo que va a continuar. Antiguamente estaban hasta las instituciones en los comités. Yo he estado ya en muchos comités y creo que, realmente, las instituciones no tienen nada que hacer en un comité de feria. La feria es un mercado, y ahí la institución no tiene nada que ver. Tienen que comprar, que es una cosa diferente; que aquí la gente no compra. El comité lo tienen que defender las galerías, y es la directora la que tiene que seleccionar su propio comité para mejorar la feria. Ya empezó con ello Juana de Aizpuru, y después Rosina, y poco a poco hemos ido cambiando. Me consta que en el comité no ha habido chanchullos; lo sé. Lourdes no tiene ni voz ni voto, está ahí. E insisto, las instituciones no deben formar parte de los comités.

AfN: ARCO supone para muchos artistas y galeristas españoles el más claro impulso de todo el año para introducirse en los circuitos internacionales, además de los consabidos beneficios económicos. ¿Se va a resentir el panorama español del arte contemporáneo? Desde su punto de vista, ¿ARCO debería seguir apoyando en cierta medida el mercado interior?

Helga de Alvear: No, nadie tiene que apoyar ningún mercado interior. Lo que tenemos que hacer es ser los mejores. Porque hay muy buenos artistas. Cuando alguien me pregunta si tengo artistas extremeños en mi colección (que se instalará en esta región), contesto que no lo sé. Me da igual de dónde viene el artista. Yo veo una obra de arte y me parece buena o no, y decido si la compro. Pero no tiene nada que ver con la procedencia del artista.

AfN: Algunas de las galerías excluidas participan de alguna forma en el evento de ARCO pero en su propio espacio a través de Stand Off 08, exponiendo en su galería lo que habrían presentado en ARCO, con el mismo horario de apertura. ¿Cree que se abre la puerta para la creación de nuevas ferias paralelas (además de la ya existente)? ¿Puede resultar un efecto positivo para dinamizar el mercado del arte contemporáneo en España, de estructura un tanto rígida?

Helga de Alvear: En Basel Miami hay 21 ferias. Y yo no fui a ninguna, porque no tenía tiempo al estar ocupada en la feria donde participaba. Supongo que sí, que habrá ferias más pequeñas, pero la cuestión principal sigue siendo la calidad. No hace falta otra feria. Por supuesto, si hay otras galerías, por qué no. Pero sobre todo, tenemos que decirle al cliente que el arte no es algo que se aprenda en un día. Sobre arte opina todo el mundo. Para futuros coleccionistas, el arte es una carrera, hay que estudiar. Los pasos son: ver, conocer, querer.

AfN: En cuanto al mercado internacional del arte contemporáneo, parecía que había signos de saturación y ahora asoma el fantasma de la crisis financiera. Sin embargo, los recientes resultados de las subastas en Christie's y Sotheby's en Londres no han podido ser más espectaculares. Según el presidente de Christie's en Europa, Jussi Pylkkänen, el arte actúa como "valor refugio en tiempos de turbulencias". ¿Queda boom para rato?

Helga de Alvear: Yo todo eso tampoco me lo creo. El arte bueno siempre valdrá dinero y será realmente bueno. Si quieres especular, vete a la Bolsa; un día perderás dinero, otro no… Pero el arte es otra cosa. Y la gente tiene que darse cuenta. Nosotros vendemos arte porque tenemos buen arte, y los clientes lo compran. Y no deberían invertir en arte para tener más dinero, que luego tirarán de nuevo al mercado. A mí me da mucha pena; es una práctica muy extendida.

También estoy en contra del uso de los consejeros, que te dicen lo que tienes que comprar ¡en vez de aprender tú mismo! Al principio te equivocas, como todo el mundo. Yo me he equivocado muchas veces. Pero luego vas aprendiendo. Por eso yo siempre aconsejo empezar comprando piezas que no sean caras. Por ejemplo, hay una colección muy asequible, que es de Parkett, una revista suiza -en mi opinión, la mejor revista de arte que existe. Para anunciarte en Parkett, te eligen a ti. Hacen ediciones y tienen un comité excelente. Yo he reunido toda la colección. Y te aseguro que tengo piezas de Bruce Nauman... de los mejores artistas, pequeñitas, que valían entonces entre 900 y 1200 EUR, y tengo de esos artistas una colección buenísima. Siempre lo mejor; te puedes guiar. Yo hice una exposición hace muchos años, y Juan Muñoz tenía una pieza en Parkett. Y me la dejaron baratísima, para que la vendiera en ARCO. Vendí dos. Ésa es la pena, que la gente no sabía quién era Juan Muñoz. Al día de hoy, valdría mucho, porque era muy bueno. Pero si se hubiera comprado entonces, se trataba de una pieza preciosa, y costaba unos 500 EUR, y es un Juan Muñoz

Obra de Jaume Plensa, cortesía de EL PAÍS

AfN: ¿Cómo fueron sus comienzos como coleccionista?

Helga de Alvear: En el año 67 yo era muy amiga de la galerista Juana Mordó, y conocí a muchos artistas, íbamos a Cuenca, el grupo El Paso... El primer cuadro que compré era de Fernando Zóbel, y costaba en esos años 300 EUR. Juana me aconsejaba comprarlo. Yo no podía pagarlo y estaba recién casada con un arquitecto de obras sociales. Ella me dejó pagárselo a plazos: 30 EUR al mes. Yo nunca lo he olvidado; hoy en día, muchos clientes me pagan a plazos. Ningún galerista debe olvidar esto. Cuando llegué con ese cuadro a mi casa, mi marido me echó la bronca. ¿Cómo te compras eso? ¿Qué significa? Y con el tiempo, él llegaría a decir: el primer cuadro lo hemos (plural) comprado a Juana Mordó (risas). Al principio, Juana me ayudó mucho, pero tenía otros amigos galeristas, y compraba otras obras. Algunas valían y otras no tanto. Pero como luego se van casando tus sobrinos... pues ya tienen regalo de boda...(risas).


AfN: Cáceres acogerá de forma permanente su colección de arte contemporáneo. Para ello se ha constituido la Fundación Helga de Alvear en esta ciudad y se está rehabilitando la Casa Grande, que formará parte del proyecto Centro de Artes Visuales, dedicado al arte contemporáneo. La primera fase se inaugura este año y el centro estará en pleno funcionamiento en 2010. Háblenos de este proyecto: ¿Cuáles son los objetivos del centro?

Helga de Alvear: Los objetivos son los mismos con los que trabajo habitualmente. Ahora lo tengo todo metido en tres almacenes inmensos; hablamos de más de 2000 obras. Y claro, es un trabajo tremendo, porque todo el mundo me pide piezas para hacer alguna exposición. De todo esto se va a ocupar luego la Fundación. Ya está constituida, y será la propietaria del Centro de Artes Visuales, que están construyendo Luis Mansilla y Emilio Tuñón, fabulosos arquitectos del MUSAC en León. En este momento están rehabilitando la casa antigua y luego harán una parte nueva. En total van a ser unos 10.000 m². Ahí tendrán lugar exposiciones, workshops... Yo quiero dar cultura. Tenemos que ayudar a que las regiones poco a poco tengan sus propios centros, como en Alemania. Lo mejor es que se quede en España. Vivo aquí desde hace 50 años y adoro España. En Madrid hay muchas instituciones, y ahora que vamos a tener el AVE en el 2010 en Cáceres, se podrá llegar rápidamente. El enclave es fantástico. El director tiene que hacer buenas exposiciones, pero mezcladas con otras cosas.

El Sr. Falckenberg va a hacer una exposición con mi colección. El 21 de noviembre se va a inaugurar en Hamburgo. Él combina el 70% de la obra de un coleccionista, y el 30% de su propia colección, y con la ayuda de un comisario, hará una gran exposición con un catálogo. Hay que fomentar la difusión del arte, también enfrentando colecciones.

AfN: Ud mueve mucho su obra...

Helga de Alvear: Sí, yo muevo muchísimo la obra. Yo creo que es además "la razón" de una colección, que se tiene que mover, no es solamente para decorar tu casa. Yo tengo obras colgadas en mi casa, pero no tengo la casa llena. De vez en cuando las cambio, convivo una temporada con ellas, hay piezas que quiero mucho, pero hay otras demasiado grandes y que evidentemente no son para una casa.

AfN: Supongo que este centro supondrá sin duda un gran punto a favor de Cáceres para convertirse en Ciudad Europea de la Cultura 2016…

Helga de Alvear: Pues es lo que quieren y yo, por supuesto, ayudo todo lo que puedo. Ahora son ellos los que tienen que construir.

AfN: Dentro del apogeo del mercado del arte que comentábamos, cada vez son más los coleccionistas privados que han formado una colección considerable y buscan instituciones para compartir su patrimonio artístico con la sociedad. Ud hablaba hace tiempo de la "responsabilidad" del galerista en el mundo de la cultura. ¿Cree que existe una "responsabilidad cultural" del coleccionista con la sociedad? ¿Se está convirtiendo en pieza clave dentro del mundo del arte, no sólo por su poder adquisitivo, sino de cara a la educación y divulgación del arte contemporáneo?

Helga de Alvear: Yo creo que sí, absolutamente. Hay que ver dos cosas. Existen unas personas que se llaman coleccionistas, y lo que hacen es decorar su casa. No son coleccionistas; es gente que tiene mucho dinero y lo mismo se compra un día un yate, un Ferrari o un cuadro. Pero después está el coleccionista de verdad. Y esta persona sí que está ayudando, consciente de la importancia de la cultura. Y esto además se convierte en un vicio. Yo tengo un vicio clarísimamente: mi colección.

Helga de Alvear y Patricia Blasco (AfN).

AfN: ¿Ha cambiado su enfoque al adquirir obra desde que surgió el proyecto del Centro de Artes Visuales de Cáceres?

Helga de Alvear: No, en absoluto. Desde un principio estaba muy claro lo que quería. Y además me he entendido muy bien con los diferentes responsables políticos para que así sea. Y todos quieren que se ponga en marcha cuanto antes. Se está haciendo un esfuerzo grandísimo. Desde hace 7 años tiene lugar una pequeña feria que se llama Foro Sur, a finales de abril, que contribuye a que la gente poco a poco vaya viendo y se vaya acostumbrando. Se seleccionan también las galerías. Al principio había mucha reticencia; la gente compraba lo que conocía de siempre. Es un proceso gradual.

AfN: Tras su amplia trayectoria en el mundo del arte, ¿cree que mantiene la frescura inicial a la hora de ver arte? ¿Queda espacio todavía para la compra impulsiva "por flechazo"?

Helga de Alvear: ¡Clarísimamente! Yo soy totalmente impulsiva; veo una cosa, me enamoro y la compro. Por eso yo no podría tener nunca un consejero. Porque a mí me dicen que compre algo, me doy media vuelta y me voy. Me tiene que gustar a mí. Luego ya veo si me encaja o no.

AfN: ¿El coleccionismo tiene cura?

Helga de Alvear: Yo creo que no tiene cura. Para la salud no es malo, pero para el bolsillo... Eso es lo que hay que intentar controlar, ¡y a veces cuesta!



Entrevista: Patricia Blasco
  • ArtFacts.Net: la experiencia al servicio del arte

    Desde sus comienzos en 2001, ArtFacts.Net™ ha desarrollado una exhaustiva base de datos de artistas a través de sus colaboraciones con galerías, museos, ferias y asociaciones de marchantes de arte nacionales e internacionales