Language and login selector start
Idioma
Deutsch
English
Español
Français
Italiano
Language and login selector end

Entrevista a Santiago Sierra


NO, GLOBAL TOUR - Cortesía Galerie Ulf Saupe, Berlin

Berlín ha acogido recientemente el IV Encuentro Hispano-Alemán de Cultura organizado por el Instituto Cervantes y el Goethe-Institut. Bajo el título “Arte+Crisis”, ha reunido a numerosas personalidades de ambos países para debatir sobre los efectos en el sector y maneras creativas de superarlos. Santiago Sierra ha sido uno de los artistas invitados a realizar una acción dentro de este marco. Sin duda controvertido y al mismo tiempo reclamado en todo el mundo, sigue fiel a su sólida línea de trabajo, a menudo oculta tras la polémica. Aprovechamos esta ocasión para acercarnos un poco más a su obra y figura.

Artfacts.Net: El simposio “Arte y Crisis” indagaba en los problemas que sufre ahora el mundo del arte como consecuencia de la crisis capitalista. Ud. ha comentado en alguna ocasión que el capitalismo había sido un éxito aplastante y que la crisis también lo sería.

Aplicado al ámbito artístico, ¿dónde residiría el éxito de esta crisis? ¿Cuál sería la interacción entre arte y crisis?

Santiago Sierra: Bueno, con eso de que la crisis y el capitalismo son un éxito, naturalmente me refería a un éxito para sus diseñadores y beneficiarios; se trata de un éxito del sistema financiero. Necesitaban mucho dinero para hacer burbujitas y ahí lo tienen. Claro está que para el resto de mortales esto es un atraco. Pero ese resto cuenta cada vez menos, y es que el dominio de las élites sobre la población parece ser otro éxito aplastante. La democracia es notablemente una estafa.

En el ámbito artístico, pues, parece que hubo una cierta agitación. Pero ya no se trata de un buque hundido, ni tan siquiera tocado. Tenga en cuenta que los obreros en paro no compran arte contemporáneo. Por lo demás, en el arte como en el ferrocarril, quienes busquen en los bolsillos del Estado tendrán cada día menos futuro porque el Estado mismo ya es privado.

Artfacts.Net: En la acción que realizó, para acceder al simposio colocó dos entradas, una para el público que ganaba más de 1000 EUR brutos y otra para los que ganaban menos. Una vez dentro, estos dos grupos estaban divididos por un muro. Éste es un elemento recurrente en su obra para reflejar los muros físicos o barreras imaginarias que dividen a la sociedad, obligándonos a tomar conciencia del lado en el que estamos situados. Al final del simposio el muro cayó parcialmente.

¿Obtuvo la reacción que esperaba entre los asistentes?

Santiago Sierra: Una señal en la pared es sólo una señal en la pared; es el observador el que concede a la señal un valor u otro, y ello se debe a que suelen ser colocadas por importantes organizaciones que poseen un elevado poder coercitivo. Pero siendo la nuestra una señal sin refrendo en la violencia organizada, la gente pudo actuar conforme juzgó más oportuno. Lamentablemente, la mayor parte de las señales conductuales que pueblan nuestro entorno no permiten desacuerdo sin castigo. Así que me imagino que gozaron su gesto, y eso es siempre bueno.

Artfacts.Net: Transcurrido el tiempo desde sus comienzos, cuando se marchó de Madrid por considerarla una ciudad asfixiante, pasando por Hamburgo, donde tampoco le compensó la posición desde la que debía empezar su carrera, ¿cómo encuentra la escena artística en ambos países?

Santiago Sierra: Mire, yo tenía alguna idea de la escena artística madrileña a comienzos de los años 90, pero sólo de su escena más outsider. Luego de la de Hamburgo, pero no tanto como la anterior. Después conocí bien la mexicana, entre 1995 y 2000, pero a partir de ahí, si le soy honesto, he estado demasiado ocupado conmigo mismo. Desde ese momento comencé a trabajar en lugares distantes, a moverme mucho y en cierta medida a conocer algo de muchos sitios, perdiendo a cambio esa conexión más directa con la escena que me proporcionaba la desocupación. Hace tres años me mudé a Italia, y ahora planeo instalar mi estudio definitivamente en Madrid. Así que, a pesar de que trabajo allí con cierta regularidad, acerca de Berlín y de Madrid, donde he trabajado mucho menos, puedo darle solamente impresiones generales. Y mi impresión es que trabajar en España es depender de las instituciones, algo que se sitúa entre la mendicidad y la recompensa, así que no recomendaría a nadie poner allí su estudio sin haber solucionado antes ese problema. Y Berlín es muy recomendable porque el valor del suelo es muy razonable y porque hay una escena muy grande y potente, pero tampoco creo que el tesoro esté en Berlín.

Artfacts.Net: “Sólo el cínico es ejemplar”. A pesar de frases como ésta, todavía parece esperarse de Ud. cierta actitud redentora. Sin embargo, como ha reiterado en diversas ocasiones, su obra refleja una realidad interviniendo en ella, sin pretender cambiar la vida de los contratados para participar en sus acciones, ni de hecho cambiar el mundo a través de su arte. Saca a la luz de forma cruda y sin adornos las injusticias sociales y económicas, y ha llegado incluso a ser censurado en alguna ocasión. Por otra parte, cada vez se habla más de la espectacularización del mundo del arte, y se le achaca el excesivo valor mediático de sus obras.

¿Sigue siendo el eterno incomprendido?

Santiago Sierra: En ocasiones se necesita mucha paciencia para aguantar los tópicos que se publican. Y a veces simplemente no la tengo, así que trato lo menos posible con la prensa. Lo ideal es hablar sólo con la prensa especializada y ya. Creo que la prensa comercial generalista ha perdido toda credibilidad, no sólo en arte, sino en todo lo demás. Quedan algunos casos de independencia y periodismo, pero son muy escasos y, por otra parte, a los artistas nos están siempre expulsando de nuestro espacio de representación. Pero bueno, por ahí andan.

Mire, el Pulpo Paul es sólo un miserable animal atrapado, no es mediático por sí mismo; la pobre bestia ni tan siquiera sabe lo que ocurre. No es que me compare con el pulpo Paul, es que así son los medios: convierten pulpos en dinero y en masa de información alienante. Pregúntele usted a los periodistas y no a los artistas por qué ocurre esto. ¿Por qué anuncian en sus titulares polémicas que sólo existen cuando las anuncian o cosas por el estilo? El mundo del arte está compuesto en gran medida por gente muy preparada y lo suficientemente mundana como para aceptar expresiones artísticas que el periodismo destriparía sin dudarlo un instante. Por eso hice referencia antes a la expulsión de nuestro espacio de representación, pues no es lo mismo hacer un proyecto para un público que tiene perfectamente asumidas las aportaciones lingüísticas del siglo XX y posteriores, a que otro público menos familiarizado lo reciba a través de los medios, y no por visión directa, todo ello entre el pulpo Paul y un anuncio de coches.

En referencia a si me siento comprendido, le contesto que sí y mucho, porque suelo ser muy claro y rotundo en mis presentaciones. Claro que el club de fans del pulpo Paul seguramente no me entiende, pero eso a quién le importa.




Vista de la entrada al simposio Arte + Crisis - Cortesía Galerie Ulf Saupe, Berlin


Artfacts.Net: Tiene una visión pesimista y de derrota ante la presión violenta de la realidad. Las relaciones sociales se mueven en torno a trabajo y remuneración. Según explicaba, la violencia existe cuando hay un instrumento para forzar la voluntad del otro, y éste es el dinero. La vida es trabajo, y el trabajo es castigo y muerte. El capitalismo ha conseguido la pérdida del valor de la persona y compra su tiempo, cuerpo y voluntad. Ud. mismo ha comprado el cuerpo y la voluntad de otras personas.

¿Ni un atisbo de esperanza? ¿Ha encontrado siempre candidatos para sus acciones, sobrepasando fronteras que no imaginaba?

Santiago Sierra: Sí, la masa de braceros y ganapanes no para de crecer; esa es la idea del capital: expandir la pobreza robando los recursos que mantenían la pobreza a raya. La maquinaria parece perfectamente engrasada, los computadores y las pistolas también, así que al capital le va bien y cuando eso ocurre los menesterosos se multiplican. En cuanto al derrotismo que me achaca, es matizable. Lo tomo como una estrategia personal, porque la esperanza y el miedo te paralizan.

Artfacts.Net: Su arte es de reacción y no tanto de colección. No es un arte para ser solamente visto, y menos para apreciar su belleza, sino para ser discutido. Sus acciones se basan en el proceso, y tienen la máxima fuerza en el momento de realizarse, para después quedar plasmadas en fotografías y vídeos, y poder ser comercializables.

¿Encuentra este tipo de arte el apoyo suficiente de galerías y coleccionistas? A pesar de la dificultad que entraña su medio, teniendo en cuenta su notoriedad a nivel mundial en museos, bienales, etc., ¿cree que está lo suficientemente presente en las subastas? ¿Hasta qué punto cuentan el factor estético y la temática en este resultado?

Santiago Sierra: Bueno, tengo mi mercado; no se crea, no soy Botero, pero ahí lo llevo. En cuanto a los apoyos, le comento que yo no puedo aspirar a vender como Jeff Koons, pues se trata de temáticas muy diferentes, y es normal que así ocurra. Yo tengo mis buenos apoyos pero no son buenos precisamente por su número, así que estoy a gusto en mi posición. Lo de las subastas me parece como jugarme mi carrera en el casino, no me convence. Pero –no soy un experto- yo he preferido controlar la sensatez en los precios de mi obra y puedo decirle que mi obra vale lo que cuesta. Por otra parte, nada de esto tiene que ver con sesudas estrategias, yo me paso el día haciendo mis proyectos, la verdad, es de lo que me ocupo.

Artfacts.Net: Y si lo que obtenemos a cambio no es directamente dinero...

La maquinaria del mundo del arte funciona siguiendo el mismo patrón del sistema capitalista, y según el Profesor Georg Franck, en el mundo cultural la atención o fama se ajusta a esos mismos mecanismos. El comisario, director de museo o galería presta su espacio de exposición y su fama a un artista, que actuaría como empresario, del que espera una devolución de su inversión en forma de una mayor reputación o fama. La especulación con la atención tiene incluso más consecuencias sociales que el dinero. “La riqueza palidece frente a la celebridad.” ¿Qué opina al respecto?

Santiago Sierra: Pagar con gloria es un truco muy estúpido, pero claro que funciona. Suba si no a las oficinas de cualquier museo y pregúnteles a los becarios, o fíjese en la Bienal de Venecia que funciona porque los participantes se lo pagan todo de su bolsillo. La gloria es un buen truco pero, mientras no cambiemos el sistema, a la gente hay que pagarla por su trabajo y punto.

Artfacts.Net: Siguiendo con otro ejemplo, dentro de nuestro moderno mundo del arte, en junio se presentó en Berlín la segunda exposición de Art Barter, tras su lanzamiento en Londres el año pasado. Lo característico es que, como su nombre indica, todo funciona a través del intercambio de cualquier cosa excepto de dinero. Por ejemplo, Tracey Emin intercambió su obra por 30 horas de clases de francés.

¿Cree que, además de propuesta simpática en tiempos de crisis, buscar vías alternativas al dinero en el mundo del arte es pura utopía? ¿Cambiaría alguna de sus obras por algo que no fuera dinero?

Santiago Sierra: Hacer trueque es muy común entre artistas, desde siempre, para pagar la cuenta en la fonda, y entre ellos mismos, para intercambiar obra. Creo que no somos un escollo en la práctica del trueque. Lo que ocurre es que mis obras comercializables están hechas para ser vendidas y lo que usted dice es muy excepcional.

Artfacts.Net: En 2009 comenzó el proyecto NO, GLOBAL TOUR. Un monumental NO ha viajado en camión a través de América y Europa, deteniéndose en los lugares más variopintos, dentro de la escena artística, áreas financieras, zonas industriales, edificios públicos, etc.; y continuará su andadura en los próximos meses.

Se podría pensar, siguiendo la línea de su obra, que es un NO al capitalismo, un NO al sistema, del que NO hay salida... ¿Qué hay detrás de esta exaltación del NO?

Santiago Sierra: El Tour está ahora en su etapa asiática, y de las partes europea y norteamericana sacaremos una road movie el próximo año. El tour seguirá un poco hasta que nos cansemos. Como ya no se rueda, ahora es más fácil moverlo de un lado a otro. Intentaré que sea lo más global posible. Por lo demás, y mientras el NO siga girando, procuraré añadirle el mínimo de literatura posible a la acción. El NO es muy rotundo, y poco más puede decirse después de decir NO.

Artfacts.Net: Santiago Sierra es indiscutiblemente uno de los artistas de mayor proyección internacional. Volviendo a su acción en Berlín, claro está en qué lado se sentaría Ud.

¿Qué ha ganado, además de la cifra en bruto, o perdido en su evolución personal y artística en este proceso de pasar al otro lado del muro? Como Ud. ha dicho, a pesar de su temática, no puede ser considerado un artista proletario, al producir artículos de lujo. No obstante, ¿a una parte de Ud. le gustaría sentarse todavía en el lado “proletario”?

Santiago Sierra: No rotundamente. El proletariado no es un buen lugar donde estar. Los que a él pertenecen sufren los bajos salarios y la desocupación. Ellos son los embargados y ellos los desatendidos en todas sus necesidades básicas, así que ni yo ni nadie debería ser proletario.

En cuanto a mi ganancia, pues mire, no trabajo desde hace más de diez años y eso es maravilloso, créame. No tengo que ofertar mi cuerpo en el mercado a beneficio ajeno. Ni pido jamás prestado. Como podrá entender, he ganado mucho en el arte: mi libertad.


Entrevista: Patricia Blasco

www.santiago-sierra.com

(13.9.2010)

  • ArtFacts.Net: la experiencia al servicio del arte

    Desde sus comienzos en 2001, ArtFacts.Net™ ha desarrollado una exhaustiva base de datos de artistas a través de sus colaboraciones con galerías, museos, ferias y asociaciones de marchantes de arte nacionales e internacionales